viernes, 2 de julio de 2010

Edificio España



El edificio España se encuentra situado en la Plaza de España y empezó su construcción en marzo de 1948 por parte de la Compañía Inmobiliaria Metropolitana, que casi al mismo tiempo construía otro edificio en la Gran Vía, el edificio Lope de Vega. Tiene 117 metros de altura y presenta una silueta escalonada en cuatro alturas. Este edificio albergó además del hotel Crowne Plaza, apartamentos, viviendas (un amigo mío vivía allí) y oficinas, además de una famosa discoteca con piscina en sus terrazas más altas. Hoy en día, el edificio permanece vacío en su interior, después de su descombrado y vaciado, a la espera de un nuevo hotel que todavía no sabemos el nombre que llevará, y de apartamentos de lujo que muy pocos podrán pagar. Además contará con un centro comercial en sus bajos.








Edificio símbolo, edificio resumen del significado de la época autárquica, y no por tanto, como se cree, por su lenguaje nacional-herreriano en sus remates de pirámides con bolas, en su neoclásico alternar el ladrillo y la piedra caliza de Colmenar, en su tratamiento de una seudofachada barroca madrileña, todo ello combinado con decoraciones en el interior de un claro sabor clásico-fascista: grecas en dorado, mármoles rojos y grises veteados, acanaladuras de fustes dóricos y gran relieve en el buró de entrada de nítido corte "natural-alegórico", ni tampoco por su gigantismo, a todas luces desproporcionado con el material constructivo empleado. Sino que más bien, este carácter simbólico de la autarquía, analizado en profundidad como señala Terán, surge de sus propias contradicciones internas al emblematizar el pacto con el capital privado que el falangista Bizador tuvo que realizar para poder llevar a cabo su política de planeamiento urbano a finales de los años cuarenta. Sólo sobre esta construcción puede analizarse la propia utilización propagandística realizada por el régimen "El edificio más alto de la Nación y de Europa" titulaban los periódicos en el momento histórico del boicot internacional.


Pijama con el que ha estado cubierto hasta hace un mes. Los andamiajes estaba previsto quitarlos en el primer semestre del 2010 para su inauguración. Sin embargo una vez retirada la malla que cubría la fachada y todos los andamios, las obras continúan sin empezar. Solo se ha limpiando la fachada, pero habrá que seguir esperando para ver este gigante en su esplendor, aunque mientras, es un edificio fantasma y abandonado.






Fue concebido por los hermanos Julián y Jose María Otamendi Machimbarrena, siguiendo modos americanos como pequeña ciudadela, donde se realizaran diversas funciones, sin necesidad de salir de ella: comerciales, administrativas, rentista, recreativas y hoteleras. Estas funciones estarían interconectadas entre sí por medio de multitud de pasillos, además de por 32 ascensores; y con la ciudad, por medio de diversas puertas de acceso, así como por el metro y suburbano sin necesidad de salir a la calle. Disponiendo de suministro de agua en caso de emergencia, con 400 toneladas en lo alto del edificio, y de energía propia con una central de dos grupos electrógenos, 96 motores y un tanque de carburante líquido. Todo ello hizo elevar el coste de construcción a un volumen de doscientos millones de las antiguas pesetas, en la época de las grandes restricciones económicas.

fachada a la plaza de España, con 105 metros de longitud y de estilo neobarroca








La rentabilidad de esta operación fue segura, ya que durante el segundo semestre de 1951, la Compañía había aumentado su capital social en proporciones crecidas, ofreciendo a sus accionistas en suscripción 48 millones de pesetas, emitiendo 96.000 acciones de 500 pesetas a un interés fijo del 5% mientras se terminara el edificio. La compañía siguió en alza, y coincidiendo con la época señalada por Tamames como de recuperación económica y amortiguamiento de las tendencias autárquicas, llevará a cabo su segunda obra en la plaza, la Torre de Madrid.

Otras vistas del Edificio España




















Fuente: Madrid, Espasa-Calpe
Fotografías: Como siempre, fotografías de Bélok, viendomadrid.com

5 comentarios:

J. J. Guerra Esetena dijo...

A pesar de sus tintes fascistoides, me sigue pareciendo un edificio espectacular. Y, cuando se pone el sol, adquiere una luz muy sugerente. Felicidades y buen fin de semana!!!

Samantha dijo...

Hoy lo he visto sin andamios y luce precioso...
Feliz dia del orgullo a todos los interesados...

mcarmen dijo...

Yo tuve la suerte de vivir en él unos años. Mi apartamento había sido remodelado por completo cuándo entré y tan sólo conservaba los altísimos techos con vigas a la vista, pero daba gustó ver la calidad de los materiales empleados en las zonas comunes.
Aún echó de menos las impresionantes vistas.
Gracias por el reportaje, Bélok.
Buen finde!

Anónimo dijo...

юю

buscemi dijo...

¿Tintes fascistoides? algunos no tienen ni puñetera idea ni de arte ni por ende de arquitectura ¿Los nuevos ministerios también tiene tintes fascistoides?

Publicar un comentario en la entrada