miércoles, 1 de septiembre de 2010

Templo de Debod



Salvado de las aguas de la Presa de Asuán, el Templo de Debod se encuentra en la montaña del Príncipe Pío, en lo que fue el solar del Cuartel de la Montaña. Es uno de los poquitos templos egipcios completos que se pueden admirar fuera de Egipto y desde luego, único en España.
Cuando se trasladó a España, se situó de manera que conservase la misma orientación que en su lugar de origen, de este a oeste. Fue desmontado en Egipto y montado de nuevo en Madrid, piedra a piedra, en un trabajo dificilísimo, donde se aprovechó para reconstruir algunas zonas con piedra blanca traída de Salamanca y que era de distinto color a la original del Nilo, esto se hizo así para poder distinguir la parte antigua, de la parte reconstruida.





El Templo de Debod fue un regalo que Egipto hizo a España en el año 1968, en compensación por la ayuda española, tras el llamamiento internacional realizado por la UNESCO para salvar los templos de Nubia, principalmente el de Abu Simbel, en peligro de desaparición debido a la construcción de la presa de Asuán. Egipto donó cuatro de los templos salvados a distintas naciones colaboradoras: Dendur a los Estados Unidos (se encuentra actualmente en el Museo Metropolitano de Nueva York), Ellesiya a Italia, Taffa a Holanda y Debod a España.
Algunos templos se quedaron sepultados para siempre bajo las aguas. En la antigua y primera presa, antes de que se construyera la gran Presa de Asuán, el Templo de Debod estuvo durante nueve meses entre las aguas, pero no bajo ellas, motivo por el que perdió las policromías y relieves, pero antes de la construcción de la gran Presa, nuestro Templo fue salvado y mandado a Madrid desde el puerto de Alejandría.





Se construyó en el siglo IV antes de Cristo y tiene una antigüedad de unos 2200 años por el rey nubio Adijalamani de Meroe hacia 200-180 a. C., dedicado a Amón de Debod. Posee importantes añadidos de época ptolemaica y romano-imperial, por los Césares Augusto y Tiberio, época en que se dedicó a la adoración de Isis.
Actualmente podemos ver dos portales de los tres que tuvo, que marcan el eje monumental de la entrada al templo y que era la vía procesional desde el embarcadero al templo. Como aquí no tiene el río al pié de sus portales donde poner el embarcadero, se construyó un estanque poco profundo, para intentar dotar al Templo de la belleza que le daba el Nilo.























7 comentarios:

Cecilia dijo...

El templo que le correspondió a Nueva York, exhibido en el Museo Metropolitano, está encerrado en una gran nave acristalada, lo que le permite estar iluminado pero, a la vez, lo preserva de los efectos climatológicos adversos. Proceden las piedras de un clima cálido y exponerlas al frío y a la lluvia podría deteriorarlas. Es lo que ocurre en Madrid. Se está haciendo necesaria una rehabilitación del templo de Debod y, aunque su ubicación es estupenda, habrá que pensar si también requeriría una protección para que permanezca otros cientos de años con vida.
Es el monumento más antiguo de Madrid. Aunque sea inmigrante.
Encantada de conocer tu casa

Bélok dijo...

Cecilia, sinceramente no podría imaginarme el Templo de Debod metido en una urna o algo parecido, será por la costumbre de verlo siempre ahí, expuesto a los ojos del tiempo, después de tantos milenios. Mientras existan artistas que sepan restaurar, creo que debe seguir ahí.

J. J. Guerra Esetena dijo...

Creo recordar que hace relativamente poco se debatió a nivel político este tema. Y que una de las soluciones apuntadas era acristalar el templo, dentro de una enorme urna, como decís, conservando su actual emplazamiento. No sé en qué estado se encuentra esta propuesta o si sólo fue una cortina de humo. Resulta difícil imaginar como quedaría el templo de esa guisa, aunque ya apunto que, conociendo lo poco que mimamos la ciudad los madrileños, el acristalamiento terminaría lleno de grafitis, rayones y demás lindezas de cuantos destrozan el espacio público. Vamos, igual que se encuentran las cristaleras del viaducto... Una pena.

Anónimo dijo...

Yo, tambien soy partidario de dejarlo al aire libre,creo que hay suficientes medios, para conservar la piedra de la humedad y el frio de Madrid, sin necesidad de cubrirlo, lo cual ademas necesitaria la tecnica precisa para dotar al interior de las condiciones climaticas de Egipto.
Lo que en realidad se hace raro es verlo en el entorno en que esta, la vegetacion que le rodea etc.....Ahi, si que personalmente hubiera elegido un entorno mas a tono , o lo hubiera fabricado ad hoc.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

soy un chico de 19 años k conocio a su novia en este lugar, y sinceramente no podria verlo metido en una urna, es tan precioso asi!! k no cambiaria nada!! se puede estropear es normal pero es = k si cubren el oso y el madroño para algunas personas k se conocieran en ese lugar no seria lo mismo. adios y siento no saber escribir como vosotros pero no me e podido evitar escribir este comentario abrazos

Anónimo dijo...

al ultimo chico darle la enhorabuena por ser tan joven y mostrar interes en temas como este. Decir como han apuntado arriba que para mi, el ser inmigrante lo hace doblemente mas bonito. Una autentica joya artistica

ROMO XIII dijo...

Si algo se puede hacer aberrante, no os preocupeis que el equipo de gobierno de turno lo convertirá en aberrante. Sólo nos quedará el derecho al pataleo. La impotencia no es sólo genital.

Salud-os.

Publicar un comentario en la entrada