martes, 12 de octubre de 2010

Plaza del Dos de Mayo I: El antes



La Plaza del Dos de Mayo se encuentra en el solar donde estuvo el Palacio de Monteleón, convertido en Parque de Artillería en 1807 por decisión de Godoy y donde ocurrieron los trágicos sucesos del 2 de mayo de 1808 en la guerra de la Independencia. Pero veamos como nació esta Plaza.

Toda la zona que abarca la plaza y calles adyacentes, lo ocupaba el antiguo Palacio de Monteleón. Este palacio fue construido en 1690 por los marqueses del Valle, duques de Monteleón y Terranova, nietos de Hernán Cortés. El palacio ocupaba el solar que va desde el portillo de Fuencarral hasta la calle de San Andrés. Tenía su principal entrada por la calle de San Miguel y San José, que és la que hoy se divide en Velarde y Daoíz, que en aquél entonces formaba una sola calle que iba desde Fuencarral hasta San Bernardo. El palacio era de estilo churrigueresco, tenía una huerta y un jardín, en el que había una preciosa fuente de mármol. Según Répide, la escalera principal era tan magnífica que se podía asemejar con la de El Escorial. En él vivió la duquesa de Terranova, camarera mayor de la reina María Luisa de Orleans, primera mujer de Carlos II. Una vez convertido en el Palacio de Monteleón, vivió la reina doña Isabel de Farnesio a la muerte de su esposo Felipe V, el infante cardenal Luis Antonio Jaime y la infanta doña María Antonia Fernanda, que se trasladaron aquí desde el Palacio del Buen Retiro en 1746, viviendo más tarde en el Palacio de Osuna.
Avanzando en el tiempo, vemos en 1807 convertido el palacio en Parque de Artillería por Godoy, lugar donde ocurrieron todos los trágicos acontecimientos del 2 de mayo de 1808.

Podemos ver en esta foto, el desaparecido convento de las Maravillas separado por una calle del Arco del Cuartel de Monteleón. El Arco sigue estando en la actualidad en el sitio exacto que en la foto, cuando era la entrada principal al Cuartel.







Del palacio de Monteleón tan solo queda su entrada principal. Un arco que se encuentra en medio de la plaza como monumento a lo acontecido en aquellos días. Junto al arco, el monumento a Daoíz y Velarde, del que tendremos un próximo artículo.
En el solar del palacio, se abrieron las calles de Ruíz, Monteleón, San Andrés, Manuela Malasaña, Galería de Robles y se alargó Divino Pastor. Muy cerca de todas estas calles se encontraban varias puertas de Madrid. La de Fuencarral, donde muere Divino Pastor, la de Maravillas, donde muere San Andrés y la de los Pozos de las Nieves, en lo que hoy es la Glorieta de Bilbao. Muy cerca se encontraba también la de Santa Bárbara, lo que hoy es Alonso Martínez.

Veamos ahora en la maqueta de Gil de Palacios, como estaba la zona antes de la expansión hacia el norte. En la primera foto podemos ver el Arco del Palacio de Monteleón dando a la calle San Miguel y San José, con el huerto y el jardín y toda la extensión que ocupaba. Hasta un pequeño camposanto podemos observar. Casi pared con pared de la entrada, vemos el convento adosado a la iglesia de las Maravillas, y en lo que luego será la calle de San Bernardo el portillo de Fuencarral, donde acababa la Villa. En la segunda foto he dibujado el trazado de las futuras calles y podemos ver donde se levantarían las calles actuales, una vez que se derribara el Palacio y el convento. La plaza se construiría en el solar que dejaría el convento, las casas de la izquierda de la iglesia y parte del Palacio.








La puerta del palacio se encuentra en el sitio exacto donde se encontraba en aquella época, siendo la entrada principal del palacio, como ya hemos comentado, daba pared con pared, con el convento de las Maravillas, que una vez derribado, junto con el solar del palacio de Monteleón, dieron paso a la construcción de la plaza, que cortó en dos la calle de San Miguel y San José, formando las dos actuales de Velarde y Daoíz.

Aquí podemos ver la zona actual y os he puesto en colores las zonas que se derribaron para construir todo lo que existe ahora. En color amarillo he remarcado la zona que ocupaba el Palacio y sus terrenos, en malva el convento de las Maravillas y en blanco las casas y en azul oscuro he puesto donde estaba la puerta de Fuencarral. Como curiosidad podéis ver que parte del jardín del Palacio, sigue existiendo todavía en el huerto de las monjas de las Salesas Nuevas.




Y después de contaros un poco la historia de su nacimiento, veamos la evolución de la Plaza del Dos de Mayo en estos últimos años...

Continua en:

Plaza del Dos de Mayo II: el después

Plaza del Dos de Mayo III: Monumento a Daoíz y Velarde

Recreación de la defensa del Parque de Monteleón

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Una pregunta, me surge siempre cuando se habla del dos de Mayo, Madrileño, ¿Por que no se celebra tanto el Recuerdo del teniente Jacinto Ruiz, que junto con Luis Daoiz y Pedro Velarde, protagonizó lo que denominas tragicos sucesos.
Un abrazo.

el osorio dijo...

A lo del comunicante anterior: Se vé que había problemas de espacio en el pedestal del monumento. Digo yo...
Precioso Reportaje, Bélok!

J. J. Guerra Esetena dijo...

Pedazo de reportaje. Todo un derroche divulgativo, en imágenes, documentos, textos y visualización. Felicitaciones!

otramiradaINTOmadrid dijo...

Muy interesante y completo, enhorabuena!

Samantha dijo...

Qué interesante...tantos años campando por allí y no sabemos de la misa la media vamos...
Genial Bélok...Besos

Anónimo dijo...

Verdaderamente interesante y curioso el poder ver, comtemplar, y suponer como era todo ese barrio en aquella época, escenario, de toda aquél aciago día en donde la tragedia se mezcló con la heroicidad.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Mi total admiración por un estudio tan clarificador. Se nos habla mucho del 2 de mayo pero pocas veces y en pocos libros se nos describe con tanta precisión qué parcela ocupaba el cuartel y cuáles fueron sus circunstancias anteriores y posteriores.
Creo que es muy meritorio el trabajo que haces en este blog.

Bélok dijo...

Muchas gracias Cecilia por tu comentario. Este barrio es el mío y me gusta que la gente vea su pasado y como fue evolucionando. Que bueno si pudiéramos darnos una vueltecilla por aquella época y volver para contarlo verdad?.

ARC dijo...

HOla: soy una de las recreadoras y salgo en alguna de tus fotos.
el teniente Ruiz merece los mismos homenajes que Daoiz y Velarde, su actuación fue igual de heroica, pero no murio en la toma sino meses deepues a causa de las heridas, lo que injustamente le ha quitado méritos.
Además fue a luchar al cuartel enfermo y con fiebre

ARC dijo...

Por cierto, enhorabuena por tu reportaje de la recreación y del cuartel en la época.
Lo que pasa es que al ser fotos son muy posteriores a la toma del cuartel, y aunque todavía estaba el edificio, frente a la puerta no había un descampado, como aparece en la foto, sino una calle estrecha, lo que hizo que el cañon que pusieron los españoles fuera muy dañino puesto que los franceses al avanzar caían como chinches

Publicar un comentario en la entrada