miércoles, 12 de enero de 2011

Iglesia de la Buena Dicha




La Iglesia de Nuestra Señora de la Buena Dicha, se edificó en el solar del antiguo Hospital de Nuestra Señora de la Concepción y Buena Dicha, fundado en 1594 por el padre Fray Sebastián de Villoslada, primer abad del monasterio de San Martín. Este hospital servía para dar cama a doce enfermos pobres de la parroquia de San Martín. Durante el levantamiento del 2 de mayo de 1808, el hospital atendió a muchos de los heridos y enterró a varias de las víctimas en su cementerio, que se encontraba pegado al hospital. Los cuerpos fueron trasladados al cementerio de la Florida cuando se derribó el Hospital y el cementerio de la Buena Dicha. Entre los nombres que estuvieron enterrados en la Buena Dicha, podemos destacar a Manuela Malasaña y Clara del Rey.

La iglesia actual es obra de Francisco García Nava, que comenzó la obra en 1916 bajo el patronazgo de los Marqueses de Hinojares, los cuales se encuentran sepultados en el presbiterio de este templo. Podemos encontrar en todo el edificio una variedad de estilos. Si nos fijamos en el pórtico de entrada, observaremos una influencia claramente románica, en el interior los arcos ojivales nos ofrece un neo-gótico que inunda todo el templo, que se junta con un estilo árabe en los arcos polilobulados. En la fachada si observamos las dos torres, detectamos un neo-mudéjar en su construcción de ladrillo. En la fachada que da a la calle de los Libreros, el estilo se convierte en neo-nazarí. Pero todo este batido de estilos, vienen a reflejar el auténtico estilo de este templo y que empezamos a notarlo observando la vidriera del gran ventanal de la fachada de la calle Silva, el modernismo.




Así pues, la iglesia de la Buena Dicha, es un claro exponente sobre el modernismo en Madrid, de hecho, García Nava fue el arquitecto que hizo la primera reforma al Palacio de Longoria en 1912, y además construyó el edificio que está justo al lado de la iglesia que nos ocupa y que él mismo diseñó para que no desentonara con el edificio de la Buena Dicha.

La fachada es de sillería y ladrillo y consta de tres cuerpos. En el cuerpo central, el pórtico del atrio está sustentado por cuatro columnas con capiteles del gótico Tudor, que sostienen arcos de herradura con decoración angrelada. Este cuerpo central se remata por un gran ventanal geminado en cinco partes, en cuyo centro hay una gran vidriera con Santa María de la Merced, que da luz al coro, y en su cima se dispone un cuerpo de ladrillos de decoración califal y una escultura de la Virgen de la Merced, sobre pedestal.


pórtico de entrada al templo con cuatro columnas que sujetan arcos de herradura



detalle de uno de los capiteles del gótico Tudor que sostienen los arcos de herradura



cuerpo superior en ladrillo con decoración califal y escultura de la Virgen de la Merced en piedra




Flanquean esta entrada dos torres de influencia mudéjar, teniendo la de la izquierda en su parte inferior una gran ventana longitudinal y en la superior un vano con arco de herradura apuntado con decoración polilobulada. La torre de la derecha, además de tintes mudéjares, tiene influencias renacentistas que se reflejan en una ventana con arco de medio punto y trazas modernistas. La fachada de la calle de los Libreros, está construida en estilos mudéjar y nazarí.

torre izquierda con un vano con arco de herradura apuntado con decoración polilobulada






torre derecha, con tintes renacentistas y modernistas



fachada en la calle de los Libreros, con arcos entrelazados y mirador, estilo nazarí




Interior de la iglesia






El interior es de planta de cruz latina con crucero y capillas a los lados. El edificio se sustenta por pilastras. Las capillas se abren por grandes arcos de herradura rebajados, sostenidos por columnas sobre pedestales con fustes bicromos, decorados en zig-zag y cuyos capiteles llevan ornamentación de abejero. Las enjutas de los arcos están adornadas con decoración de ataurique. Sobre las capillas laterales se disponen tribunas divididas por columnas que generan espacios geminados. Los capiteles compuestos sostienen arcos de herradura apuntados polilobulados, rematados por cresterías.










El crucero se abre por medio de cuatro grandes arcos polilobulados apuntados con decoración geométrica, sobre los cuales hay cuatro grandes gabletes en cuya clave están los símbolos de los Cuatro Evangelistas. La cúpula, ochavada, se sostiene sobre trompas. Su tambor se encuentra formado por nervios que se entrecruzan y que forman en el centro una estrella de ocho puntas de inspiración califal y que genera la linterna de arcos angrelados, entrecruzados que forman estrella de ocho puntas. En los cruces de los nervios campean claves estrelladas. La decoración del crucero se compone de un friso alto de azulejos modernos formando lacerías, cubriéndose esta parte y el presbiterio por bóvedas de lacería.












detalle de las vidrieras de la linterna







La iglesia es de dos tramos, la nave central se cubre por bóvedas adinteladas. El coro a los pies, contiene un ventanal con una vidriera que da luz a todo el templo con el tema iconográfico de la Virgen de la Merced.










Sepulcro de los Marqueses de Hinojares





El retablo mayor a mí no me agrada demasiado, ya que no me gustan los retablos sin policromar, como es este caso. Es obra de Urbano Parcero de la primera mitad del siglo XX, ecléctico y que consta de una calle central y dos laterales. En la primera tiene en su centro el camarín ovalado que cobija la escultura de Nuestra Señora de la Buena Dicha, talla moderna que imita modelos góticos. Esta talla representa una Inmaculada con el niño y es una copia exacta de la original, desaparecida en el 36. En los cuatro ángulos del camarín, figuran cuatro ángeles adorantes. En la parte baja luce el sagrario culminado por un precioso crucifijo de madera, obra moderna, en mi opinión, lo más bonito del retablo. Las calles laterales se decoran con vanos ciegos, de madera, sin representación escultórica alguna. Rematan el conjunto cuatro pináculos.

retablo mayor en madera sin policromar, obra de Urbano Parcero de la primera mitad del siglo XX



talla de Nuestra Señora de la Buena Dicha, talla moderna que imita a la original desaparecida en el 36



precioso Crucifijo de madera. Obra moderna del siglo XX



Capilla de San Antonio, en un retablo de madera sin policromar, moderno también, de inspiración musulmana, imitando atauriques y lacerías. Aloja en su centro escultura del titular, flanqueado por otras de San Nicolás y San Expedito.




Capilla de Nuestra Señora de la Merced, con una preciosa escultura de la titular. La Virgen se cobija bajo dosel de madera con su manto blanco, en un magnífico retablo moderno de inspiración califal.

Nuestra Señora de la Merced en un retablo de inspiración califal




Nuestra Señora de la Merced





Retablo en el lado del Evangelio, de madera, dorado imitando elementos neogóticos. Es obra al igual que el retablo mayor, de Urbano Parcero. Aloja en su centro una escultura de San Pedro Nolasco, con un cautivo a sus pies. A ambos lados, esculturas de Santa María de Cervelló, La Beata Mariana de Jesús, San Ramón Nonato y San Serapio, todos ellos mercedarios. Remata el conjunto una vidriera enmarcada por la madera del retablo y lo flanquean dos escudos.







Capilla de la Virgen del Pilar, con un retablo de tres cuerpos, moderno de estilo gótico con la Virgen del Pilar y flanqueada por esculturas de Santa Teresa de Jesús y Santa Rita.




Esculturas modernas de Santa Bibiana y un Crucificado







Cuadro de San Judas Tadeo, obra de Henriette de Xienigwers de 1961.










Hemos dejado para lo último el tesoro que se encuentra en el interior de la torre de la derecha y que no tiene acceso desde la iglesia. Se trata de una capilla que no contiene la joya del templo, ni siquiera la joya del barrio, yo diría que es una de las joyas de todo Madrid. Una talla de la Virgen de la Misericordia, que contiene un grupo escultórico barroco de principios del siglo XVII, que sigue los modelos italianos del Renacimiento. Esta talla se encuentra semiescondida tras una puerta que contiene una parte de barrotes y tras ellos un cristal, y solo es visible apoyando la cara contra los barrotes y rodeando la cara con las manos para evitar reflejos por estar el cristal sucio y descolorido. Para ver esta imagen no hace falta entrar al templo, ya que la puerta está a pie de calle en la base de la torre derecha, pasando desapercibida y vigilando a todos los que pasan frente a ella.

Virgen de la Misericordia, con un grupo escultórico a sus pies de principios del siglo XVII. Un tesoro escondido, siendo una de las joyas del barroco en Madrid.




Para acabar, vamos a relatar un hecho que aconteció hace unos años y que tiene como protagonista a nuestra Iglesia de la Buena Dicha. Cambiamos de artículo a leyenda:


En la madrugada del 3 de abril de 1998, a las siete y seis de la mañana, empezaron a surgir brillantes luces azules del interior, se oyó un grito desgarrador y acto seguido todos los cristales de la iglesia se reventaron. Después todo quedó en absoluto silencio y desde aquél día no se volvió a realizar culto alguno en la Buena Dicha. Darío González, el cura de la iglesia, colgó los hábitos para siempre y abrió un herbolario en la calle de Atocha. El hecho no tuvo gran trascendencia, unos minutos en Madrid Directo, una mención en el telediario y tres intentos fallidos de entrevistar al Padre Darío. Los feligreses empezaron a oír misa en otras parroquias y poco a poco el suceso de aquél día se fue olvidando, mientras que las ventanas del templo estuvieron tapiadas y sin cristal alguno durante años. Cristóbal Rodríguez, que vive a tres portales de la iglesia y testigo de los hechos, intentó en numerosas ocasiones investigar el suceso, pero todo fue en vano y sólo tenía una obsesión, entrar en la iglesia. Nunca tuvo éxito y lo único que descubrió es que por debajo de la iglesia no hay ningún alcantarillado ni instalaciones de gas, y lo peor de todo, que Darío, el cura, no hablaría jamás de lo acontecido aquél día ni aunque lo maten. Incluso tres años después, Cristobal intentó contactar con gente del ocultismo, pero tampoco tuvo suerte y nadie le hizo caso.
Solamente el Padre Darío sabe lo que allí pasó, pero se llevará el secreto a la tumba, desapareciendo con él la verdadera historia de lo ocurrido en esa temprana mañana de abril.



Por más que he intentado investigar este suceso, no ha habido forma de contrastar este dato. Lo único que sé es que en 2003, la Comunidad de Madrid realizó obras de rehabilitación del edificio y que hoy en día se encuentra abierta y con culto. Si algún día tomo café con el Padre Darío, o supiera algo nuevo, actualizaría este post.


Atrio de entrada




23 comentarios:

J. J. Guerra Esetena dijo...

Preciosa iglesia y preciosas fotografías!!

Gracias, Bélok, por ese descubrimiento de la Virgen de la Misericordia. No tenía ni idea de su existencia y realmente es fascinante... Luego me decís a mí, cuando hablo de pequeños monumentos desconocidos desperdigados por la comunidad autónoma.... pero, caray, con la cantidad de tesoros que nos has dado a conocer, Bélok, escondidos en tantas y tantas iglesias madrileñas. Resulta impagable esa labor de recopilación y divulgación que estás haciendo.

Un abrazo, Jesús

Anónimo dijo...

Gracias Belok.

Te pedí este reportaje un día.

Es buenísimo!

Doña Umé dijo...

Magníficas las fotos, que no se ni como te las has apañado para hacerlas, porque la calle es estrechísima y ni siquiera se puede admirar bien el conjunto.
Maravilloso "Poutpurrí" de estilos. Aún no la conozco por dentro. Gracias por tan amplia y estupenda información.

Bélok dijo...

Muchas gracias Jesús, es cierto que muchas veces descubrimos cosas que ni sabíamos que existen, eso me pasa muchas veces con tu magnífico blog. Es una pena que esta imagen no esté en un sitio más adecuado, ya que el interés de la escultura lo merece. Estoy seguro que muchos de los templos en los que he estado, en más de uno se esconde algo que no he podido averiguar para darlo a conocer, pero seguro que habrá muchas cosas escondidas todavía y que tarde o temprano, iremos descubriendo.

Doña Umé, es cierto que es muy difícil sacar un edificio cuando se encuentra en una calle estrecha como es el caso. Te imaginas como cambiarían muchos de ellos si estuvieran en sitio amplios o explanadas?. Por ejemplo: la iglesia de Santa Teresa y San José, dela que hice un post el otro día, está abierta la visión en una gran calle, pero... y si el templo estuviera solo, sin la casa de al lado?.. seguro que el templo sería totalmente distinto y no parecería escondido como cuando está pegado a una fachada?. Que manía de hacer edificos pegados a los templos, vease un ejemplo en la Colegiata de San Isidro, otro templo grandioso que al tener una casa al lado, no se valora como tal. De las iglesia pequeñas no hablemos, el 90% tienen parásitos al lado y los edificios que no tienen algo adosado, tienen cuatr árboles delante que impiden ver nada. Incluso cuando ni hay árboles ni edificios al lado, nos empeñamos en poner algo, vease el ejemplo lamentable de la catedral, a donde el Museo de colecciones reales está tapando una de las vistas más hermosas de Madrid. En fin... que me embalo.

Bélok dijo...

Anónimo (que todavía sigo sin saber quién eres jejeje), ya te dije en su momento que lo prepararía lo antes posible. Espero que te haya gustado.

Samantha dijo...

Pues ya le vale al padre Darío...algo así no se guarda para una persona sola...qué curiosidad,me encantería saber qué pasó...
Precioso reportaje una vez más Bélok...

antonioiraizoz dijo...

Hola Bélok! Yo conocí esta iglesia antes de la restauración y de aquellos hechos misteriosos y te aseguro que era bastante tétrico entrar alli. La propia calle no inspira demasiada confianza... Nos dejas con el corazón en un puño sin saber más del paranormal caso. Ahora entre la restauración, tus magníficas fotos y descripción de sus joyas has rehabilitado completamente este sombrío templo. Enhorabuena.
Antonio

ROMO XIII dijo...

Es casi increíble que tan estrecha fachada albergue tan magnífico espacio y más observando la fachada que da a Libreros.
Estuve en la iglesia en un par de ocasiones con motivo de una restauración de varias tallas del interior. Pero la primera vez que entré, me quedé asombrado.
¡Ah! y los cofrades de la congregación, encantadores.
Las fotos "chapeau", un diez y pico... o más.
¡Salud!

chechimadrid dijo...

es una iglesia preciosa! a mí me gusta sobretodo por fuera, por el interior me parece muy moderna

Doña Umé dijo...

Te dejo el enlace de un blog que también sigo, y que tiene otra entrada sobre esta misma iglesia.

http://seleccionarte.blogspot.com/2010/12/iglesia-de-la-buena-dicha-de-franciso.html

Un abrazo.

Bélok dijo...

Así me gusta Doña Umé, que todos hablemos de todo en Madrid. Es una forma de complementarnos entre todos. Muy buen reportaje también el que me señalas.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Reitero que si alguna vez hablo con el Padre Darío, sereis los orimeros en enteraros.

Mercedes dijo...

Un reportaje espectacular, Bélok,
¡enhorabuena y gracias!!

Adal dijo...

Me está gustando mucho tu blog, soy un enamorado de Madrid y con él estoy descubriendo grandes desconocidos.
Me ha sorprendido mucho esta Iglesia de la que nunca supe si lo era, estuve trabajando en el INE que está en la msima calle y siempre la veía cerrada y no sabía si era Iglesia o no y si de serlo lo sería católica o de otra confesión pues no se parece mucho a otras iglesias católicas.
Estupendo y extenso reportaje, felicidades, a ver si algún día me acerco y la visito.

Anónimo dijo...

Bélok, mi enhorabuena por ese este bello y documentado reportaje.
Muchas gracias por la labor que desarrollas.
José Luis

Anónimo dijo...

Simpre que salimos fuera de Madrid visitamos todas las iglesias que nos salen al paso , seguro que esta no la conocen la inmensa mayoria de los que viven en Madrid .

Anónimo dijo...

Mi comentario es para dar las gracias a quien halla elaborado esta pagina, sobre la iglesia de la buena dicha. Estoy avergonzado por ser madrileño y no conocer esta bella iglesia... Antonio de Chamberi...

Anónimo dijo...

Hola, por si te interesa el tema, aquí te dejo unos enlaces a una noticia del ABC del 17 de abril de 1934, que da cuenta de un enigmático asesinato que ocurrió dos días antes en el interior de la iglesia:

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1934/04/17/004.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1934/04/17/028.html

Una iglesia, un misterioso crimen, un intrigante fenómeno paranormal.... Hmmmmm..... si esto llega a ocurrir en Londres, ya habría al menos dos novelas y tres películas basadas en todo ello.

Anónimo dijo...

Me ha parecido genial el reportaje. Solo una duda ¿la imágen de Ntra. Sra. de la Merced en su interior ha cambiado? De niña acudía a esa iglesia y la recordaba a la derecha del altar mayor, en su parte inferior, con acceso a ella para besar el pie plateado. Espero me informes y muchas gracias. Es un verdadero regalo.
Mercedes

noticias dijo...

una catedrel preciosa

Bélok dijo...

Efectivamente esa imagen se cambió de sitio. Antiguamente se encontraba en el machón de la cúpula de la cabecera de la Espístola.

Anónimo dijo...

En esta iglesia me case tengo una foto donde la imagen de Ntra. Sra.de la Merced. Está cambiada de sitio.Estoy deseando ir a Madrid y visitar la iglesia.La anterior vez estaba cerrada y las ventanas tapiadas.Gracias por la belleza del reportaje.

Bélok dijo...

Gracias a tí por el comentario.

Marrianmm dijo...

Ayer la vi y me enamore, fui a ver una iglesia para casarme, por casualidad vi esta y creo que sera allí. Me pareció encantadora, muy cercana y acogedora.

Publicar un comentario