jueves, 20 de enero de 2011

Fuente de la Fama




La Fuente de la Fama es una obra de Pedro de Ribera en estilo churrigueresco construida en el segundo tercio del siglo XVIII. Fue un encargo de Felipe V para adornar la Villa y mejorar los suministros de agua y hay que contar como anécdota que en el momento de su inauguración, se instaló un letrero a petición popular que decía: Deo volente, rege survente et populo contribuiente, se hizo esta fuente (Dios lo quiso, el rey lo mandó y el pueblo lo pagó). Esto fue debido a que se financió con una subida de impuestos.

La fuente fue colocada en la plaza de Antón Martín, después estuvo en el Parque del Oeste y en 1941 quedó en su emplazamiento actual, los jardines del Arquitecto Ribera (Plaza de Barceló) y justo detrás del antiguo Hospicio de San Fernando, también obra de Pedro de Ribera.

La fuente en su ubicación original de la plaza de Antón Martín
Fuente de esta foto: Urbanity



La fuente cuando estaba en el Parque del Oeste
fuente de esta foto: R. Pando



La fuente en su ubicación actual en los Jardines del Arquitecto Ribera







La fuente está construida en piedra berroqueña y los grupos escultóricos en piedra caliza de Colmenar de Oreja. La fuente consiste en un pilón en forma de trébol de cuatro hojas que contiene una estructura de piedra que en su parte inferior tiene cuatro delfines mitológicos sobre unos pequeños pedestales o bases que tienen un arco por el que circula el agua. La pilastra sigue ornamentada con hornacinas con floreros y escudos, y las esculturas de cuatro niños que sujetan cada uno una concha invertida.







Remata la fuente una Victoria alada que blande una trompeta. Esta figura muestra un insinuante movimiento, simbolizando que, a pesar del triunfo (ejemplificado por la trompeta), la fama no perdura.






Aunque he conocido durante toda mi vida la fuente en ese lugar, a mí no me convence el sitio elegido y la verdad es que me gustarían otros lugares de la ciudad para su ubicación. Cuantas veces habré trepado por ella cuando era pequeño...
Las fotos son actuales y reflejan el estado en que se encuentran sus alrededores. Imagino que una vez que acaben las obras de la zona, la fuente lucirá de otra manera. En ese momento, cuando los delfines vuelvan a expulsar sus chorros de agua y esté lleno el pilón, actualizaré las fotografías.

6 comentarios:

ROMO XIII dijo...

¡Ya era hora! Hasta hace nada estaba cubierta con una empalizada de madera.
¿La han dejado chula? Espero que no la hayan hecho ningún desaguisado.

J. J. Guerra Esetena dijo...

Hola Bélok!!

Comparto cien por cien tu opinión de que la fuente no luce como debiera en ese emplazamiento. Es la única fuente churrigueresca que conservamoe (si exceptuamos las pequeñas fuentecillas del Puente de Toledo) y merecería un lugar más vistoso. Y a ver si es verdad que le ponen agua, porque no hay nada peor que ver las fuentes secas (como las del Campo del Moro, dependientes de Patrimonio, que llevan años y años sin agua, no lo comprendo).

Muchas gfacias por las fotos y el reportaje. Toda una primicia en la Madroñosfera. Un abrazo, Jesús

chechi dijo...

esta fuente es guapísima, me acuerda roma!! no la conocía, te voy a robar el tema para un post! ajajaj! besotes!

Mercedes dijo...

Hola Bélok, ¡¿has trepado por ella cuando eras pequeño?! vaya, sí que eras malo :-)
Esta fuente me encanta, y le tengo un cariño especial por diversos motivos. Creo que ya hablamos una vez de lo de cambiarla de sitio, no se dónde estaría mejor, seguro que hay algún lugar,pero me gusta mucho junto al antiguo Hospicio!

Bélok dijo...

Romo, pues aparentemente está como estaba, yo creo que la taparon para que no sufriera por las obras de los alrededores, pero tendría que verla con más detenimiento...

Cierto Jesús, esa fuente con la categoría de ser la única en estilo churrigueresco de nuestra ciudad, debería lucir más en otro lugar.

chechi, hemos tenido la fuente tapada durante años, ya era hora de destaparla.

Mercedes, sí que trepé por ella, y muchas veces. Eso sin contar la de cientos de veces que estuve sentado sobre ella, ya que allí quedaba muchas veces con mis amigos y era centro de reunión de nuestra panda. Recuerdo su agua verde estancada. Nunca la ví limpia.
Cuando dices junto al hospicio, imagino que dices en la calle de Fuencarral no?, ahí quedaría perfecta, pero no detrás como está.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Me gusta esa fuente, me apena verla detrás de los barrotes, más todavía me apena verla entre andamios (esa obra interminable del museo), me apena lo poco que se cuida el patrimonio monumental de Madrid.
Porque se cuida muy poco. No hay más que ver las estatuas, incluso las puertas monumentales, lo sucias que están, lo abandonadas.
El sitio de la fuente se deberá, seguramente, a que esa plaza lleva el nombre del arquitecto que la diseñó.

Publicar un comentario