viernes, 19 de febrero de 2010

Basílica de la Virgen Milagrosa



La Basílica de la Virgen Milagrosa, pertenece a la congregación de los Padres Paúles de Madrid. Estos tuvieron en Madrid su primera residencia en la calle Barquillo, hasta la desamortización de Mendizábal en 1836, luego estuvieron en la calle Leganitos hasta 1868 y más tarde, en vista de que se habían quedado pequeñas sus capillas, se decide levantar un templo de grandes proporciones en honor a San Vicente de Paúl. El proyecto sería de Juan Baustista Lázaro, arquitecto leonés, que había trabajado con Aparici y Madrazo en construcciones neogóticas y que más tarde en sus trabajos en Toledo, incorporó al estilo mudéjar.


fachada gótico-mudéjar de la basílica



El edificio está construido de ladrillo, de planta basilical, tiene tres naves sin crucero, siendo la nave central de más altura y divididas en tramos con doce columnas y con girola poligonal, siendo inaugurada en 1904.



interior de la iglesia con la monumental vista de la nave central







vista exterior de la girola poligonal



La fachada es de estilo mudéjar con elementos góticos, o lo que es igual, de gótico-mudéjar, con una portada que consiste en un solo arco ojival con tímpano, el cual tiene un mosaico de 1975 de la Casa Santarrufina de Madrid. Anterior a este mosaico, había una cerámica de Daniel de Zuloaga.




En el segundo cuerpo se encuentra un rosetón, remata la fachada un frontón con cruz. El cuerpo central está flanqueado por dos torres cuadradas hasta el frontón, donde toman forma octogonal y acaban en agujas piramidales.






torres que flanquean el cuerpo de la fachada




En el interior de la iglesia podemos observar en la cabecera, la imagen de la Virgen Milagrosa, que se encontraba hace años en una capilla lateral, mientras que la imagen que ocupaba el retablo, era la de San Vicente de Paúl. En el momento que se nombra el templo como Basílica menor, se construye un nuevo retablo neogótico dorado de tres cuerpos. Pero en 1936 el templo quedó arrasado, quemándose todas las imágenes y el retablo, todo quedó destruido por el fuego y lo que no, saqueado, además de asesinar a 15 religiosos y quedando el edificio como cine provisional durante toda la guerra. La imagen de la Virgen Milagrosa fue estrella de excepción, siendo quemada a las puertas de la Basílica. Terminada la guerra, los Padres Paúles carecían de dinero para reconstruir nada y tuvieron que alquilar la huerta, la mitad del edificio y así poner un Calvario de escayola, una imagen de San José y otra de San Vicente de Paúl. Más tarde, en una hornacina de la cabecera, se pudo colocar la imagen de la Milagrosa, esculpida por el mismo autor que la anterior, Claudio Rius.






imagen de la Milagrosa, obra de Claudio Rius, dentro de la hornacina camarín, construido por los talleres Granda



Fue declarada Basílica menor por Pío XI el 28 de julio de 1923.




vista de la basílica desde la calle García de Paredes



arcos ojivales y vidrieras



vidrieras de la Casa Maumejean, inspiradas en las de la Catedral de León




órgano del templo, obra de Ricardo Rodríguez. Suelen darse conciertos habitualmente



templo con planta basilical, sin crucero y sin cúpula



3 comentarios:

antonioiraizoz dijo...

Gracias Bélok por divulgar la tremenda historia reciente de muchas iglesias madrileñas y de paso reconciliarnos con el neogótico (con añadido de neomudejar), que como dijo Jesús en tu post del santuario de N.S. del Perpetuo Socorro, a mi tambien me daba un poco de repelús o por lo menos lo miraba como un estilo menor. Impresinante la historia de esta basílica (necesitada de una buena mano de pintura)y sus imágenes.
Saludos

Anónimo dijo...

¿Qué pasó con el mosaico de Daniel Zuloaga?

Bélok dijo...

Anónimo, piensa que en el 36 el edificio quedó totalmente arrasado, con lo cual es fácil de imaginar que pasó con el mosaico.

Publicar un comentario en la entrada