viernes, 8 de junio de 2012

Maqueta de Madrid de León Gil de Palacio



La Maqueta de Madrid, conocida como Modelo de Madrid, fue realizada por el Teniente Coronel del Real Cuerpo de Artillería, D. Dionisio León Manuel Gil de Palacio y Tamarría, en el año 1830, siendo de las maquetas históricas más antiguas e importantes de Europa. Encargada por el rey Fernando VII por mediación de su hermano el infante Francisco de Paula y a través del director general de Artillería. La calidad de ejecución y el valor testimonial de este Modelo son excepcionales. Su factura, extremadamente precisa (en la que se representa por primera vez los espacios libres del interior de las manzanas y la altimetría de la Villa y Corte), es una fuente inagotable y primordial para la iconografía urbana y para la geografía histórica de Madrid, antes de la transformación impulsada por el progreso industrial en la segunda mitad del siglo XIX. Sus medidas son de 5,20 x 3,50 metros a escala de 1:816 y se ejecutó durante 23 meses, entre los meses de noviembre de 1828 y 1830, reproduciendo fielmente cada edificio, plaza, calle, fuentes, palacios, iglesias, conventos, jardines, la cerca que Felipe IV levantó en 1625 con sus 17 puertas, así como las diferencias del nivel del suelo de Madrid en aquella época. Muy diferente hubiera sido la visión de la maqueta si se hubiera construido seis años después, momento de la desamortización de Mendizábal. Es curioso destacar que la extensión que podemos ver en la maqueta es la misma que refleja el mapa de Texeira doscientos años antes.

La Maqueta está construida en diez bloques irregulares de madera de chopo, cartulina dibujada y pintada, corcho, serrín, papel pintado, vidrio y plomo. Se encuentra expuesta en el Museo de Historia de Madrid.

Palacio Real y la explanada donde se construiría la plaza de Oriente





Plaza Mayor, Arco de Cuchilleros, calle Toledo con la Colegiata de San Isidro, Carcel de la Villa y Corte, convento de Santa Cruz.









San Francisco el Grande y el desaparecido convento





San Andrés y Capilla del Obispo, San Miguel, Casa de la Villa.





Puerta de Toledo





Observatorio astronómico





Calle de Fuencarral









Calle Ancha de San Bernardo. Se puede ver la iglesia de Montserrat, más abajo el antiguo Noviciado, a la izquierda el Parque de Monteleón con sus jardines y el arco de entrada que sigue existiendo en la plaza del Dos de Mayo, lugar donde se construiría el barrio de Malasaña. A la derecha de Montserrat se pueden ver el Convento de las Comendadoras y más a la derecha el Cuartel de Conde Duque.





Calle de Fuencarral desde la Puerta del Pozo de las Nieves





Palacio Real y la Plaza de la Armería





Palacio Real visto desde lo que sería más tarde el Campo del Moro





Puente de Segovia





Abajo a la izquierda se puede ver la antigua Puerta de Segovia y el horizonte todas las torres con chapiteles del viejo casco









Cuartel de Guardia de las Corps, Cuartel de Conde Duque. A su derecha se puede ver el Palacio de Liria





Plaza de Toros cuando estaba en la calle de Alcalá en lo que después se construiría la iglesia neobizantina de San Manuel y San Benito. A su izquierda la Puerta de Alcalá.





Jardines del Palacio del Buen Retiro





Nuestra Señora de Atocha





Antiguo Hospital General, convertido actualmente en el Museo Reina Sofía

12 comentarios:

josamez dijo...

Hola Belok. La verdad es que es impresionante el detalle que tiene. Merece la pena una visita tranquila para verlo con detalle.
Un abrazo

J. J. Guerra Esetena dijo...

Un trabajo increíble. La verdad es que uno se puede pasar horas y horas delante de esta maqueta, y siempre quedará algún detalle que descubrir. Es apasionante tener esta visión de Madrid, poco antes de la terrible Desamortización, con todo lo que se llevó por delante, como bien apuntas.
Compruebo que a Gil de Palacio no le faltó ningún detalle, incluidos los tendederos de los lavaderos del río Manzanares. Fascinante.

Gracias por este reportaje. Un abrazo y buen fin de semana

Xudros dijo...

Gracias por las fotos pero se pueden conseguir imagenes grandotas de este plano.

Gracias y continua con este delicioso blog.

antonioiraizoz dijo...

Es como hacer un viaje en el tiempo y sobrevolar en vuelo rasante por el Madrid de principios del XIX. Gracias por estas imágenes.
Un abrazo.

Manuel Romo dijo...

Hola afortunado Bélok,
Siempre que he intentado fotografiar la maqueta me han dicho que "tururú". Es fascinante el trabajo del coronel, incluso me parece poco tiempo, 23 meses, para la exactitud que tiene.
Felicidades por el logro y...el post, naturalmente.

Bélok dijo...

josamez, una vista tranquila es poco para admirar toda su belleza, se necesitan muchas horas.

Bélok dijo...

Jesús, es verdad que por más que se mire siempre se encuentra algún detalle que te había pasado desapercibido antes. Es increíble esta maqueta.

Bélok dijo...

Xudros, no se a que te refieres cuando dices que se pueden conseguir imágenes más grandotas de este plano, que no es plano, sino maqueta. Pues claro, pero para eso hace falta un teleobjetivo. Así que te prometo que lo intentaré de nuevo para traerte muchas fotos GRANDOTAS. (Si me dejan claro).

Bélok dijo...

Antonio, ese vuelo rasante es un sueño que me encantaría hacer realidad, así que mientras nos conformaremos como bien dices, con sobrevolar virtualmente nuestra ciudad. El día que os traiga fotos de un vuelo real os quedais muertos, jajajaja

Bélok dijo...

Don Manuel, ahora tienes la oportunidad, ya que la exposición "Otras Miradas" organizada por la Biblioteca Nacional es la que ha propuesto que se vea en esta expocición y te dejan hacer fotos (sin flash), así que a darse prisa. Yo tengo que volver con la cámara grande.

prometeoencadenado dijo...

Impresionate y espectacular, como tu reportaje. Un abarzo.

Unknown dijo...

Enhorabuena!! Fantástico trabajo. Con tu permiso lo comparto en https://www.facebook.com/groups/chuloyo/ y te invito a unirte si quieres. Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada