domingo, 25 de abril de 2010

Plaza de la Paja



La plaza de la Paja, antes era del Marqués de Comillas y se encuentra en pleno Madrid de los Austrias. Se llamó así porque en ella se subastaba la paja que se otorgaba a los canónigos de la vecina capilla del Obispo para el mantenimiento de las mulas que poseían. Por la situación en que se encontraba, espaciosidad y por las construcciones que la rodeaban, fue el verdadero centro de la vida interior del barrio y la plaza principal y más importante de la villa durante casi toda la Edad Media, hasta que en tiempos de Juan II se forma sobre la laguna de Luján, la plaza del Arrabal, que luego había de ser la Plaza Mayor de la corte de las Españas. Desde el siglo XIII fue el foco comercial como lugar de mercado de la ciudad.

Aquí residieron las principales familias nobiliarias de Madrid. Palacios como los de los Lasso de Castilla, los Vargas, el Marqués de la Romana o el Palacio de Isabel la Católica, llamado así porque en esta plaza vivieron los Reyes Católicos, pero siendo una afirmación inexacta, ya que los Reyes vivieron en el Palacio de los Lasso de Castilla, que se ubicaba muy cerca y en la misma plaza.

La plaza es un recinto irregular que salva una considerable pendiente, provocada por el barranco del desaparecido arroyo de San Pedro, en cuyo cauce se encuentra actualmente la calle Segovia. La plaza es un conjunto de edificios de interés histórico-artístico, tanto religiosos como civiles.

En la zona norte de la plaza, podemos encontrar la maravillosa capilla del Obispo, que está pegada al Palacio de los Vargas. Capilla que pertenece al complejo religioso de San Andrés, donde se encontraba el pasadizo elevado que unía la parroquia con el Palacio de los Lasso, por donde entraban los reyes a la dependencia privada de la iglesia desde donde podían oír misa.




Fachada de entrada a la capilla del Obispo



En la zona sur hoy en día podemos encontrarnos con el Colegio de los niños de San Ildefonso, con los jardines del príncipe de Anglona, y el antiguo del Marqués de la Romana, desde donde podemos ver una bonita vista de la torre mudéjar de la iglesia de San Pedro el Viejo.

calle del Príncipe de Anglona con el Palacio del Marqués de la Romana y la torre de la iglesia de San Pedro



La plaza de la Paja está en el barrio de La Latina y es un lugar con poco tráfico donde poder pasear y admirar el viejo Madrid de los Austrias. En verano, es un lugar idóneo donde la gente descansa en sus terrazas y donde se reunen cientos de personas para tomar una copa o cenar en sus locales cercanos.


vista de la tapia de los jardines del Príncipe de Anglona



Conjunto religioso de San Andrés. Lo forma la parroquia de San Andrés, la capilla del Obispo y la Real Capilla de San Isidro. A la izquierda el antiguo Palacio de los Vargas.



vista de San Andrés desde la Costanilla de San Andrés



calle del Toro



Una plaza llena de encanto y de historia que te transporta a un Madrid de siglos atrás, cuando Alfonso VI entró victorioso a la plaza por la calle del Aguardiente y que hoy lleva su nombre. Junto a la calle de Alfonso VI, desemboca en la plaza la calle del Toro, calle de la Redondilla, del Príncipe de Anglona y la del Alamillo, atravesándola de norte a sur la Costanilla de San Andrés.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda la mejor plaza de Madrid. Buen reportaje.

otramiradaINTOmadrid dijo...

Me encanta esta plaza y la de Los Carros, que muestran el Madrid más autentico. Enhorabuena por el reportaje!1 saludo.

PATRICK CAN MARIO RODRO dijo...

Muy chulo

Domingo Pérez Delgado dijo...

La verdadera historia de Madrid no debe perderse y menos la autentica.

Publicar un comentario en la entrada