domingo, 18 de abril de 2010

Iglesia de la Inmaculada y San Pedro Claver (Universidad Pontificia Comillas)



La iglesia de la Inmaculada y San Pedro Claver, se encuentra en el antiguo Colegio de Areneros, actual Universidad Pontificia Comillas donde tiene su sede el ICADE, una de las mejores edificaciones del neomudéjar, realizada por Enrique Fort y Guyenet.

El edificio de Areneros sufrió un tremendo incendio en 1931, siendo rehabilitado de nuevo después de la guerra civil. Una vez rehabilitados los espacios a la enseñanza, el 11 de octubre de 1941 se inaugura la nueva iglesia, que se había encomendado al arquitecto Francisco Fort, que no vería terminada la obra, siendo su hijo el que construya el edificio en 1908. Ese día fue consagrado el templo por el Obispo de Madrid-Alcalá, Leopoldo Eijo Garay, asistiendo a la ceremonia la esposa del Jefe del Estado, Carmen Polo. Semanas más tarde, el 30 de noviembre, entraba al templo la nueva imagen de la Virgen de Areneros, obra de Federico Collaut Valera, hermano del escultor Lorenzo Collaut. Era una época de posguerra y escasez, por lo que la iglesia se fue completando paulatinamente.

La iglesia representa el eje de un edifico de planta trapecial delimitado por las calles Mártires de Alcalá, Alberto Aguilera, Baltasar Gracián (antigua Calle de las Negras) y Santa Cruz de Marcenado.




Todas las fachadas del edificio tienen la misma solución arquitectónica. En la fachada de la calle Santa Cruz de Marcenado, sobre el arco de entrada a la iglesia se alza un pequeño torreón ajedrezado. Es la parte más alta del edificio, con una altura de 26,30 m. sobre el nivel de la acera de calle.

Fuente de esta foto: Web de la Universidad Pontificia de Comillas
torreón en la parte superior de la fachada




En todo el conjunto del edificio destaca la gran capilla. De estilo neogótico avanzado, con acusados detalles neoclásicos, ofrece un aire a la vez solemne y austero.

Fuente de esta foto: Web de la Universidad Pontificia de Comillas
antigua capilla cuando solo tenía una nave y el desaparecido retablo original


Su acceso principal es por la calle Santa Cruz de Marcenado, a través de un gran pórtico centrado en la fachada enmarcado por un arco ojival y sobre el que se dispone el citado torreón.





entrada neo-románica moderna desde la calle Santa Cruz de Marcenado


Su interior está dispuesto en tres naves, una central y dos laterales simétricas. El suelo está a un nivel algo inferior al de la planta de calle de las dos alas del edificio, que a su vez está elevada sobre el nivel de calle de Alberto Aguilera. El presbiterio y los dos altares de las naves laterales quedan elevados sobre el suelo de las naves y al mismo nivel que el resto el edificio. Dado que la cota de acera de la calle de Santa Cruz de Marcenado es inferior en casi dos metros a la cota de acera de la calle de Alberto Aguilera, el desnivel resultante entre la acera de la calle de Santa Cruz de Marcenado y el suelo de la capilla se salva a través de una doble escalinata de acceso por la puerta principal.

La nave central tiene una longitud de 33 m., y en el fondo del altar, a ambos lados del retablo, y a través de unos pórticos, tiene dos magníficas puertas de doble hoja, de madera, que facilitan el acceso desde un pasillo y desde la sacristía.

interior de la iglesia actual


En las naves laterales, comunicadas cada una con la nave central a través de cinco pórticos, cuatro e ellos de arco rebajado, y que disponen de sendos altares y de confesionarios, existen también en la parte más alejada del altar, dos magníficas puertas de madera, a juego con las anteriores, por las que se accede a los pasillos de las aulas del edificio.
Sobre cada una de las naves laterales discurren a nivel de la planta segunda de las alas del edificio sendas tribunas con altares privados, que se unen a través del coro, que tiene una profundidad de 9 m. A estas naves laterales, y al coro, se podía acceder también a través de otras dos puertas de madera, también a juego con las de la planta baja, desde los pasillos de aulas de la planta segunda del edificio.



Destaca entre la solemne austeridad de la capilla el retablo, diseñado por Francisco Fort, fue obra también de Federico Collaut Valera. No se inauguró hasta 1947. Mide 9,25 m. de altura y 4,40 de ancho. De estilo neogótico, con bajorrelieves policromados, con cierto predominio del oro, presenta siete pasajes de la vida de la Virgen, que culminan en un octavo cuadro centrado en el retablo, con la Coronación de Nuestra Señora por la Santísima Trinidad.. En la parte central superior del retablo, y en una gran urna abierta, rodeada por cuatro angelotes, se encuentra una preciosa imagen de la Inmaculada de Areneros.




Entre 2003-2005 han tenido lugar obras en el piso inferior a la Iglesia, y se ha realizado un acondicionamiento y restauración integral.




Agradecimientos y fuentes:
Pedro Olassolo Benito, Director de la Oficina de Archivo de la Universidad Pontificia Comillas
Libro "La Universidad Pontificia Comillas: Cien años de Historia, 1892-1992"



>

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola
Trabajo en la Universidad Pontificia Comillas y quería felicitarte por el bonito trabajo que has hecho.
Un saludo.

Anónimo dijo...

El "tremendo incendio de 1931", ¿se debió a una colilla mal apagada?
¡POR FAVOR: MENOS CORRECCIÓN POLÍTICA Y MÁS MEMORIA HISTÓRICA AUTÉNTICA!

Un antiguo alumno

Bélok dijo...

Anónimo, donde has leído eso??...
Que yo sepa, el edificio se quemó entre el 11 y 12 de mayo de 1931 durante la inauguración del Círculo Monárquico contra la recién restaurada República, en la famosa quema de conventos.

Publicar un comentario en la entrada