lunes, 12 de abril de 2010

Arte gótico urbano



Estoy seguro que si mi abuela o mi madre se cruzaran con este joven por un callejón, saldrían corriendo o temblarían de miedo. Nada más lejos...
Un grupo urbano, un disfraz, una forma de vestir, un gusto por lo extravagante o quizás, un talento simplemente... distinto.
Está claro que los tiempos cambian, que todo evoluciona, y que el arte, gracias a la gente como tú, siempre vivirá.
Desde aquí todo mi apoyo moral para que te vaya bien en la vida y para que algún día se reconozca lo que haces. Me ha encantado como tocas el arpa. Por cierto, no quise interrumpir la pieza que estabas interpretando, pero aprovecho para decírtelo aquí. Tu arpa es una preciosidad, me ha encantado, al igual que tu forma de tocar.

2 comentarios:

Samantha dijo...

Pues mi madre en lugar de echar a correr le pondría a caldo al pobre je je je
Echaría a correr él...

mcarmen dijo...

Por Madrid hay cosas horrorosas sueltas, cómo muchos mimos y estatuas vivientes, y también sorpresas agradables cómo esta que comentas.

Publicar un comentario en la entrada