miércoles, 29 de septiembre de 2010

Iglesia de San Manuel y San Benito



La iglesia de San Manuel y San Benito es un templo de estilo neobizantino y se encuentra en la calle de Alcalá, esquina con Lagasca, en lo que fueron los terrenos donde se ubicaba la antigua plaza de toros. Lo que más nos llamará la atención es su inmensa cúpula cobriza y su campanile de estilo italiano.
Fue el empresario catalán don Manuel Caviggioli y su esposa doña Benita Maurici Gaurán, los que donaron los terrenos para levantar este edificio mortuorio. En 1902, ya fallecido el marido, doña Benita se comprometía con los Padres Agustinos a construir una iglesia que sirviera de panteón para su difunto esposo y para ella. También se construiría un convento para la instrucción gratuita de obreros. De ahí el nombre de la iglesia, San Manuel (el marido) y San Benito (por ella, que al no existir una santa con el nombre de Benita, se eligió el de San Benito).
El proyecto fue del arquitecto Fernando Arbós y Tremanti, que recibió el encargo de don Manuel, el que quería una iglesia suntuosa. Arbós proyectó una torre que tenía afinidades con los campanarios de Florencia, Siena, Venecia, etc, eligiendo para el templo un estilo que estaba de moda en ese momento, como era el inspirado en los modelos bizantinos e italianos de la arquitectura veneciana y sienesa. Las obras duraron desde 1903 hasta el 31 de diciembre de 1910 que se abrió al culto bajo la dirección de los Agustinos. Así estuvo hasta la guerra civil de 1936, en que la iglesia se convirtió en almacén y economato. Se convirtió en Parroquia en 1965 y se restauró en 1975 por el arquitecto José Antonio Arenillas.





El templo está construido por grandes bloques de mármol blanco. La planta es un gran espacio octogonal, típico de los edificios funerarios, formado por una capilla absidial y dos laterales, más una nave longitudinal que se amplía hasta la entrada. En el cuerpo central, cuatro vanos monumentales formados por arcos apuntados. Este espacio está iluminado por vidrieras que se encuentran en torrecillas de inspiración islámica tipo miranetes, y que hacen de contrafuerte a la gran cúpula. La cubierta de la cúpula se compone de una gran chapa de cobre rojo con decoración ojival ciega entrelazada, con una linterna rematada por una cruz. En el tambor se abren dieciséis ventanales que dan luz al interior del templo.




La torre o "Campanile", se divide en cuatro cuerpos decorados con arquerías y molduras horizontales, coronado por un templete o campanario con un vano de arcos apuntados a cada lado, rodeados por un balcón. Está cubierto por un tejadillo rematado con una cruz.








En la parte que da a la calle de Lagasca con Columela, podemos ver proyectado hacia el exterior, el sepulcro de los fundadores que guarda el interior. Está rematado por una gran cruz y en la parte baja hay dos coronas que aluden a sus enterramientos.





Aunque tiene forma de cruz latina, es desigual en estructura y no guarda proporción. Esto es debido a la forma del solar donde se construyó. El crucero se completa con una cúpula sobre pechinas.








interior de la iglesia









A los pies de la iglesia, se encuentra el coro, que sostiene un magnífico órgano construido por la casa alemana Walcker, de Stuttgart en 1910. Este órgano es extraordinario y se usa habitualmente para liturgia y conciertos.





El material decorativo predominante es el mosaico que ornamenta el ábside, la cúpula y pechinas con las tonalidades de rojo, amarillo y verde. La nave de la iglesia está decorada con una gran greca que abraza todo el edificio debajo de la cual, se disponen paneles rectangulares de mármol bicolor.

Las capillas laterales que corresponden al presbiterio y a los brazos del crucero, están decoradas por mosaicos y precedidas por grandes arcos apuntados, sustentados por columnas adosadas. La decoración fue realizada por la firma "Facchina et Cia", de París en 1908.

En el centro del templo, se levanta la magnífica cúpula, en cuyas pechinas aparece la representación simbólica de los Cuatro Evangelistas, en mosaico, inscritas en un medallón y rodeados de motivos geométricos. En estas pechinas se abren cuatro ventanas poliloboludas con vidrieras. Sobre las pechinas corre una cenefa con una inscripción del Salmo nº 85 de David. "OMNES GENTE QUASCUMQUE FECISTI VENIENT ET ADORABUNT CORAM TE, DOMINE: ET GLORIFICABUNT NOMEN TUUM. QUONIAM MAGUS ES TU FACIENS MIRABILIA: TU ES DEUS SOLUS (PS LXXXV)" ("Vendrán todas las gentes que hiciste y se presentarán ante ti, Señor, y glorificarán tu nombre. Porque eres grande y obras maravillas. Sólo tú eres Dios.")

















La base del tambor está formada por dieciséis ventanas con vidrieras, entre las que figura el nombre de cada uno de los dieciséis santos representados en la cúpula. Culmina el interior de la cúpula por un resplandeciente sol, en cuyo centro se eleva la linterna.


interior de la cúpula











El ábside es de forma semicircular y en el centro se levanta el altar mayor, de mármol de Macaél, con incrustaciones geométricas de magnífico cromatismo. Preside sobre un globo terráqueo, una figura de El Salvador, en actitud de bendecir, flanqueado por dos esculturas sobre columnas de San José y San Agustín. Las tres esculturas son de mármol de Carrara. El casquete está con mosaico veneciano, donde figura el Pantocrator, rodeado del Colegio Apostólico. Cada figura de apóstol se sitúa en el eje que separa dos de cada una de las ventanas que ocupan el ábside.









Crucifijo del siglo XIX donado por los Talleres de Caridad de Santa Rita, de Madrid, en 1915.





Capilla de los fundadores del templo, todo en mármol de Carrara y lugar donde se encuentran enterrados los mecenas de este edificio. En el centro un templete contiene la escultura de San Benito, del que se eleva una alta columna coronada por un ángel. A ambos lados se encuentran los sepulcros de enterramientos. A la izquierda el de don Manuel y a la derecha el de su esposa. Cada sepulcro contiene un medallón con el busto del enterrado.






Altar de Santa Rita de Casia, con la escultura de la santa en mármol de Carrara. Se encuentran también las esculturas policromadas de Nuestra Señora del Camino, patrona de León y la Virgen de la Consolación y Correa, patrona de los Agustinos. También se encuentra en esta capilla, la imagen de Nuestra Señora de Luján, patrona de Argentina, muy venerada por los argentinos que viven en Madrid.




Piedad que representa la Dolorosa Nuesta Señora del Camino de León

Nuestra Señora de Luján

Virgen de la Consolación y Correa, patrona de los Agustinos

Pequeño jardin en el exterior

vistas nocturnas






10 comentarios:

antonioiraizoz dijo...

Precioso reportaje que nos muestra de cerca un interior sorprendente y poco conocido. Solo queria añadir que la figura de El Salvador que preside el altar mayor y supongo que el resto de tallas de mármol del mismo estilo, son obra del escultor Angel García Díaz (el de las criátides del actual Instituto Cervantes)para el que colaboraba mi bisabuelo Francisco García Muñoz.
Saludos.

Anónimo dijo...

Vaya preciosidad de edificio, y con los datos y fotografias que nos has ofrecido, queda documentada estupendamente esta iglesia.
Gracias de nuevo por tu trabajo.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Parece que durante el tiempo en que estuvo convertida en economato, las imágenes de este templo no fueron destruidas.
Por lo demás, prefiero las iglesias barrocas.

Anónimo dijo...

Precioso.
Saludos

Anónimo dijo...

Que preciosidad, que maravilla, que cosas tan preciosas tenemos en España, no hace falta salir al extranjero, quedo admirada. Anonimo.

Anónimo dijo...

He visto hoy esta iglesia y he quedado entusiasmada paro con las explicaciones leidas en este artículo me propongo volver a verla . Estupendo artículo con mucha información gracias. admiradora de Madrid

Bélok dijo...

Muchas gracias por todos los comentarios.

anónimo dijo...

Es pena que en esa época no se encargase de la obra un buen arquitecto modernista y sería una joya para Madrid, así resulta un monumento pesado y anacrónico hasta de mal gustom.

David Vitón Lavilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Vitón Lavilla dijo...

Una de las más bellas iglesias de Madrid, posiblemente la más bonita del Barrio de Salamanca

Publicar un comentario