viernes, 2 de marzo de 2012

Basílica de Jesús de Medinaceli



Ningún día mejor que hoy, primer viernes de marzo, para presentar este artículo sobre la basílica de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, en la que los fieles llevan más de diez días esperando en la calle para entrar a besar los pies a Jesús de Medinaceli y pedirle tres deseos, de los que se concederá uno, como manda la tradición. Este año el deseo que ganará el ranking será sin duda "trabajo".

La basílica ocupa el solar donde estuvo el convento de los trinitarios descalzos de Nuestra Señora de la Encarnación y fue fundado el 7 de abril de 1606 por Francisco Gómez de Sandoval, Duque de Lerma. Años más tarde se hizo con su patronato el duque de Medinaceli. El edificio fue destruido en la guerra de la independencia y en la época de Fernando VII, se procedió a su reedificación. En 1836, antes de estar acabado, llegó la desamortización de Mendizabal y el edificio quedó abandonado y en 1843 fue devuelto al duque de Medinaceli. El duque a su vez, lo donó a las monjas del Caballero de Gracia. En 1890 se demolió el convento de San Antonio del Prado, del que el patronato también corría a cargo del duque, y el convento de Jesús, pasó a albergar a los Capuchinos de Castilla del demolido convento, que lo regentan desde entonces hasta nuestros días. En 1922, por amenaza de ruina, el convento fue derruido de nuevo y se empezó a levantar un nuevo templo en el mismo lugar en 1927, por el arquitecto Jesús Carrasco-Muñóz. En 1930 la iglesia fue consagrada por el obispo de Madrid, Leopoldo Eijo Garay. En 1973, el templo, fue elevado a Basílica menor por el Papa Pablo VI. En esta iglesia se venera una de las imágenes más populares y famosas. Por supuesto, la más venerada de Madrid, y posiblemente una de las que más se venera en toda la cristiandad.


Imagen de Jesús de Medinaceli



Imagen de Jesús de Medinaceli
La talla de la imagen no se sabe a ciencia cierta el autor, pero posiblemente sea de la escuela del sevillano Juan de Mesa. Uno de sus discípulos, Luis de la Peña o Francisco de Ocampo, serían los posibles autores.
Fue tallada en el siglo XVII por encargo de la comunidad de los Padres Capuchinos de Sevilla, para llevarla a Mámora, en el norte de África, para culto de los soldados españoles, llamada por ellos la plaza de San Miguel de Ultramar. Pero el 30 de abril de 1681, Mámora cayó en manos del ejército del rey Muley Ismael. Todos los prisioneros, los Capuchinos y la imagen, fueron trasladados a Mequínez, a 60 kilómetros de Fez. Allí, y por orden expresa del rey Muley, la imagen fue arrastrada por las calles, en señal del odio que sentía el rey por la religión cristiana e incluso algunos historiadores aseguran que después fue arrojada la talla a los leones.
En un basurero de estiércol, la imagen fue encontrada por fray Pedro de los Ángeles, que se presentó ante el rey arriesgando su vida. Solicitó un rescate por la imagen, como si se tratara de un ser humano, a lo que el rey accedió, no antes de advertirle que de no conseguir el dinero para el rescate, sería quemado vivo junto a la imagen. Convencieron al rey para que tasara el rescate de la imagen, pagando su peso en monedas de oro. Los frailes solo tenían 30 monedas, que fueron las necesarias para que la balanza se equilibrara. La operación se repitió en numerosas ocasiones y en distintas balanzas, pero siempre se equilibró con las 30 monedas. El rey había dado su palabra, y el rescate se hizo efectivo. La imagen fue llevada a Madrid, donde fue recibida en una procesión a la que asistió la nobleza, todo el pueblo y la Casa Real, y se le hizo una capilla, que fue donada por el duque de Medinaceli, anexa al convento de los Padres Trinitarios Descalzos. En la época de José Bonaparte, la imagen pasó por varias iglesias de Madrid en el afán de salvar la talla, y una vez que volvió a su capilla, unos años después, hubo un nuevo peregrinar de la imagen, en la desamortización de Mendizabal de 1836. Después de estar diez años en la iglesia de San Sebastián, el duque de Medinaceli, una vez más, pudo conseguir que la imagen volviera a los Trinitarios Descalzos, que en en ese momento lo regentaban las monjas del Caballero de Gracia. Pero tendría que llegar la guerra del 36, para que la imagen volviera a salir de su capilla y comenzar a viajar otra vez. La imagen se escondió para que no se destruyera en una caja de madera tapada con sábanas, y una vez descubierta fue trasladada a Valencia, después a Barcelona y luego a Ginebra. Una vez acabada la guerra, la imagen fue devuelta de nuevo a Madrid, en donde por segunda vez en la capital, se esperó a la talla con gran espectación. En esta ocasión llegó en tren a Pozuelo de Alarcón, donde fue recibida con honores militares y llevada momentáneamente al monasterio de la Encarnación. Por fin el 14 de Mayo de 1939, la imagen fue llevada en procesión hasta su nuevo templo, en donde sigue descansando hoy en día.


Vista del camarín que cobija la talla



Cada viernes se recuerda la muerte y pasión de Cristo, y desde el principio se pudo comprobar que los madrileños asistían en mayor número ese día, a venerar la imagen. Pero es el primer viernes de marzo, cuando realmente ha llegado la tradición de asistir en masa hasta su templo. Cerca de medio millón de personas, acuden ese día a besar los pies de Jesús Nazareno en el templo. Muchos días antes, ya se encuentran muchas personas guardando cola para poder entrar de los primeros al templo. Allí pasan los días, las noches, comen, beben y duermen para demostrar su fe por la imagen. La tradición, que realmente no sabemos muy bien porqué, dice también que hay que pedir tres deseos, de los que se concederá solo uno. La imagen devuelve el favor a los madrileños, y sale en procesión el viernes santo por las calles de Madrid, en donde un millón de personas acuden a verle. Es extraño, pero nadie sabe el verdadero motivo de la masiva visita en los primeros viernes de marzo y el porqué de los tres deseos.
Aunque le conocemos con pelo natural, la imagen tiene debajo tallada, una larga cabellera. La imagen es de talla completa, con una magnífica policromía sin que le falte ningún detalle.






Basílica de los Capuchinos
En el lado izquierdo del crucero, se encuentra la Capilla de la Inmaculada, que contiene un retablo de madera policromada, obra de Tomás Parés Pérez. En el centro del retablo, una imagen de la Inmaculada con cabeza, manos y pies de madera, y el resto de tela encartonada. Una imagen de gran belleza, de autor desconocido, que procede del desaparecido convento de San Antonio del Prado. A cada lado, dos tallas que representan a los arcángeles San Miguel y San Rafaél.

La fachada de la iglesia, es neo-barroca, rematada con un frontón y cruz. En el centro de la fachada, una ventana que cobija una vidriera de la Casa Maumejeán, de siete metros de alto por 5 de ancho, que representa escenas del Nazareno. La Basílica es relativamente moderna, por lo que no podemos destacar grandes obras de arte en su interior. Pero comentemos una preciosa imagen de San Antonio de Padua, obra de Benlliure. La imagen de Nuestra Señora de la Divina Providencia, es obra de Mariano Bellver.


Vista de la fachada








San Antonio de Padua, obra de Benlliure




Capilla de la Inmaculada




Nuestra Señora de la Divina Providencia, obra de Mariano Bellver



En su interior, en la parte alta del presbiterio, un grandioso arco triunfal de medio punto, cobija un camarín que guarda la talla. Para poder subir hasta la imagen, existen dos escalinatas de escaleras que suben a ambos lados del presbiterio. La imagen está alojada entre cuatro columnas corintias que soportan un templete greco-romano.
Existe una capilla donde están enterrados en sarcófagos de mármol, los duques de Medinaceli, de los que gracias a su devoción y donación de este templo y capillas anteriores, le fue puesto el nombre a la iglesia y la talla, que se llamarán para siempre "de Medinaceli".


Interior de la iglesia con la imagen en lo alto del presbiterio



10 comentarios:

M. Luisa Pino dijo...

He leido la historia de la imagen del Cristo, como si de una novela de aventuras se tratara. Un Cristo viajero, que sobrevive a tanto avatar, a pesar de tener el viento en contra. Muy interesante. Gracias

Bélok dijo...

Muchas gracias por tu comentario M. Luisa. Es verdad que la historia de esta imagen es apasionante, pero después de todo, ahí permanece la talla habiendo sobrevivido a tanta avatar.

Anónimo dijo...

Cuanto ha cambiado el Templo desde que no lo visito.
Cuando yo era joven ,los 60,la imagen del Cristo estaba en el Altar a la altura de los fieles,veo que tanta devoción a hecho que lo tengan que elevar para no ser pasto de las turbas,una pena.
UN SALUDO DE G.M.P.

Anónimo dijo...

Preciosa entrada.
Me permito recordarte que está también en besamanos el Señor del Gran poder en la Colegiata hasta mañana domingo 4. Y que para mi gusto este año el montaje es precioso.Un saludo,Ana

Manuel Romo dijo...

Tengo entendido que la mayoría de los que pernoctan en la calle ese día no son devotos, si no oportunistas que luego venden su puesto, ¿es cierto?
Magnífico post digno del especialista Bélok.
¡Salud!

Anónimo dijo...

Yo me he quedado impresionada de la cantidad de gente que hay porque he estado por la zona este viernes pasado. A pesar de haberlo visto muchas veces en los medios de comunicación, no me podía imaginar lo que era.
Magnífico reportaje. Gracias Bélok.
Magerit

Samantha dijo...

Es increíble la gente que mueve. Hace años que no entro, si voy, intentaré que no sea un Viernes. Preciosa historia bélok,besos

Manolo Gonzalez dijo...

la historia, del, cristo , de medinaceli es, muy
buena. pero, repecto a fotografias del templo
y del camerin te has quedado muy, corto.

Manolo Gonzalez dijo...

BELOK maravilloso los comentarios, del, cristo, pero te, quedas,muy corto, en cuanto, al, camerin,deberias, volver,a aecribir sobre este tema.

fernando salas pineda dijo...

Me gustaría saber cuando y por qué empezó la tradición del Besapiés el primer Viernes de Marzo.

Publicar un comentario en la entrada