jueves, 26 de abril de 2012

Faro de Moncloa



El Faro de Moncloa es en realidad la Torre de Iluminación y Comunicaciones del Ayuntamiento, con una estructura de 110 metros y diseñada por el arquitecto madrileño Salvador Pérez Arroyo en 1990. Su construcción tuvo lugar en el año 1992 y se construyó un ascensor exterior acristalado que tardaba veinte segundos en llegar a un mirador superior en forma de media luna a 90 metros de altura, donde hubo un restaurante y unas excelentes vistas.
















interior del mirador: foto de Berra Blog





En agosto del 2005, tras el incendio del edificio Windsor, el edificio fue cerrado por no cumplir las normas de seguridad del Ayuntamiento. No podemos olvidar que al poco tiempo de su inauguración, grandes planchas de las que recubrían la torre en su parte más alta de varias toneladas, se desprendieron por el viento y cayeron al vacío, además de tener una escalera en forma de espiral con tan solo 80 centímetros de ancha donde la barandilla daba descargas de electricidad estática a todo aquél que la tocaba.

vista del Faro de Moncloa con el Arco del Triunfo



El Ayuntamiento dijo que invertiría 4,5 millones de euros en adaptar el Faro a la normativa de seguridad, haciendo más anchas las escaleras, un ascensor extra, un montacargas y un restaurante, y que se abriría de nuevo a primeros del 2011. El hecho es que van a cumplirse muy pronto siete años desde que se cerró y no sabemos nada al respecto y del futuro que le espera. A finales del 2010 se instaló una pantalla LED para dar información a los conductores que llegan por la carretera de la Coruña, pero es todo lo más que os puedo contar. En cuanto tengamos noticias de algo nuevo, os lo comunicaremos.






vista del mirador en forma de media luna




vista de las antenas de comunicación en la cima del Faro




vista del Faro de Moncloa junto al Museo de América















6 comentarios:

J. J. Guerra Esetena dijo...

Las fotos, como siempre, espectaculares. Es otro ejemplo de cómo se anuncian las cosas a bombo y platillo... para que luego no pase nada. Nos ha tocado vivir una época en la que los políticos se hacen la foto, se publica en los medios de comunicación... y ahí se queda todo. Creo que lo ocurrido con el proyecto del Mercado de la Cebada es otro ejemplo.

Enhorabuena por el reportaje. Un abrazo, Jesús

Manuel Romo dijo...

Qué lástima que una obra, en su día tan vanguardista, se haya quedado en puro elemento decorativo. Tendrían que darle alguna utilidad, aunque fuera cobrando, como hacen con la terraza del Círculo de Bellas Artes. Supongo que habría colas para disfrutar de las panorámicas, yo el primero.
Tus tomas impresionantes, para variar.

Bélok dijo...

Jesús, hay tantos ejemplos de la mala gestión a la que nos tienen acostumbrados nuestros gobernantes, que mejor me callo.

Bélok dijo...

Manuel, llevas toda la razón. Para que veas que no tenemos gente con luces. Porque todo este tiempo abandonado, hubiera sido todo un negocio el haber sacado unas pesetillas por dejar subir a disfrutar del mirador. Por lo menos hubieran recaudado más que el tenerlo cerrado no?.

artedemadrid dijo...

Hola Bélok, ojalá lo abran alguna vez, nunca subí cuando estuvo abierto... imagino que las vistas deben ser espectaculares. Lo han anunciado varias veces pero nunca llega a abrirse.
Buen resumen de su historia, y las fotos, como siempre, ¡¿qué puedo decir?! preciosas.
Mercedes

antonioiraizoz dijo...

Buen resumen de la historia del faro, Bélok. Lo cierto es que las normativas contra incendios van cambiando según se aprende con los incendios reales. Adaptar esta torre a la normativa actual lo veo harto dificil y costoso.
Un abrazo

Publicar un comentario en la entrada