jueves, 9 de febrero de 2012

Fuente de La Cruz Verde



Estamos ante la Fuente de Diana Cazadora, conocida popularmente como la Fuente de la Cruz Verde, por estar en esta plaza. Nombre que le viene por haber existido en ella una gran cruz de madera pintada de verde.
Porque una cruz verde?, pues porque era lo que se ponía en el lugar donde se llevaban a cabo las ejecuciones de la Inquisición. Se construyó esta fuente en 1850 estando como corregidor alcalde de Madrid, el marqués de Santa Cruz, como reza en la piedra. El grupo escultórico de la fuente era el que estaba en la desaparecida "Puerta Cerrada", realizado en el siglo XVIII por Ludovico Turqui y Francisco del Valle.




Está alojada en el muro que separa el alto desnivel entre la calle de Segovia y la calle Mayor, y era la fachada del antiguo huerto del convento del Santísimo Sacramento, del que hablamos en otro artículo dentro de este blog. Podemos ver que la fuente no es igual que las que se solían construir en la época y parece más la típica fuente de caños para abastecer de agua potable a la barriada. Junto a la escultura de Diana en blanco mármol, junto a dos delfines mitológicos, podemos contemplar un escudo de Madrid con el Oso y el Madroño y una placa donde reza el nombre del marqués de Santa Cruz y el año de construcción. La fuente se remata con siete caños de agua.






Una visita a esta plaza de Madrid es esencial para cualquiera que quiera recorrer otros tiempos de la ciudad. Justo enfrente de la fuente se encuentra la iglesia de San Pedro (de la que hablamos también en otro artículo) y la plaza de la Paja. El único inconveniente es pensar en toda esa gente que moriría en ese lugar por algo tan dramático que existió en este país, como fue la Santa Inquisición.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay mucho escrito sobre la Inquisición -gran parte de la cual es propaganda de guerra británica en su momento-. De hecho, nos ha llegado mucha información porque se hacía acta de tood el proceso, cosa no vista hasta ese momento. Las ejecuciones se llevaban a cabo pro la autoridad civil, otro detalle. Miguel

J. J. Guerra Esetena dijo...

Es una plaza preciosa, tranquila, sorprendente por su tranquilidad y aire recoleto. La gran pena es que no podamos ver la fachada del Convento del Sacramento. Y la fuente, tiene mucho encanto.

Estupendo reportaje. Un abrazo, Jesús

Mercedes dijo...

Ya sabes lo que me gustan estos parajes, Bélok... como dices, es un lugar esencial para pasearse por la historia de nuestro Madrid, alrededor de esta bonita fuente hay de todo, y lo cuentas tan bien!!

Bélok dijo...

Anónimo, es cierto que muchas veces nos faltan datos, pero aún así, cuando el río suena...
La verdad es que a estas alturas me da igual quien llevaba a cabo las ejecuciones, el caso es que las hubo y es una historia negra de este país que nunca debemos de olvidar.

Bélok dijo...

Jesús, es verdad que la tranquilidad que uno tiene cuando se encuentra en la zona, es innegable. Y sobre todo poder contar con lo que fue parte de Puerta Cerrada, todo un lujo.

Bélok dijo...

Mercedes, desde luego como sitio para pasearse dentro de lo que es el viejo casco histórico, esta parte es un paraje como tú bien dices, único.

Manuel Romo dijo...

A ver si hay suerte y esta fuente sobrevive a los caprichosos traslados y desmantelamientos para almacenaje. Es una fuente un tanto austera pero no por eso deja de ser preciosa y curiosamente aún no ostenta el famoso cartelito de "Agua no potable".

Anónimo dijo...

Es triste ver como atacamos nuestra historia utilizando la leyenda negra que los británicos y franceses crearon para desmerecer a España y sus logros.Con esto no digo que la inquisición no matara, que si lo hizo(muy mayoritariamente la civil), pero no tanta gente como quieren hacer creer. Igual pasa con la colonizacion americana. ¿Que hicieron los españoles? explotar en ciertos momentos a los indigenas ¿Y los británicos? matarlos. Por cierto, recuerden la guillotina. ¿Que leyenda negra se recuerda? La nuestra.

Publicar un comentario en la entrada