lunes, 19 de diciembre de 2011

Monumento a la Reina Maria Cristina de Borbón



El monumento a la reina María Cristina de Borbón, cuarta esposa de Fernando VII y gobernadora durante la minoría de edad de Isabel II, se encuentra delante de la fachada principal del Casón del Buen Retiro. La idea surgió por una proposición de ley del senador José Polo de Bernabé y por los senadores y diputados: marqués de Novaliches, Lorenzo Álvarez Capra, Andrés Mellado y el conde de Xiquena. Esta comisión que se encargó del proyecto fue creada por la Reina Regente María Cristina de Habsburgo y se sacó a concurso público con tres requisitos: Que fuera de bronce, que no sobrepasara las 150.000 pesetas y que la estatua figurase de pie, ya que se pretendía que representara la idea política de promulgación de la Constitución y apertura de las Cortes durante su regencia.

En diciembre de 1887 se exponen cuatro monumentos al visto bueno de la Real Academia de San Fernando, encargada de seleccionar los candidatos, quedando desierto por no llegar a un acuerdo entre los académicos.

Otra vez en diciembre, pero esta vez de 1889, la Real Academia convoca de nuevo el concurso, al que se presentan otros cuatro candidatos, siendo el ganador, el proyecto presentado por el arquitecto Miguel Aguado y del escultor Mariano Benlliure.





Tras una difícil elección del lugar donde se ubicaría el monumento, y digo difícil, porque nadie se ponía de acuerdo en el lugar de emplazamiento. Unos querían en Atocha, otros en la glorieta de Bilbao, otros en la plaza de Isabel II, pero al final, y tras consultar con los autores del proyecto, se decidió por unanimidad, instalarlo en el cruce entre las calles Felipe IV y Moreto, justo delante del Casón del Buen Retiro, zona que tanto significó en el reinado de la reina María Cristina.

La escultura de la reina, la realiza Mariano Benlliure en Roma, conteniendo el Estatuto Real en una mano, mientras que con la otra se sujeta la capa del vestido con una notoria femineidad. El complicado atuendo de la reina que el escultor quiso remarcar en especial, hizo que propusiera hacer la escultura en piedra, por ser un material más adecuado para atenuar los pliegues del vestido, bordados y joyas, incluso llegó a proponer que él mismo pagaría los gastos que suponía cambiar de material, pero la comisión denegó la petición por encontrarse en la convocatoria de ley del concurso, que el material sería en bronce. La escultura nos traslada a la época romántica, dejando ver su juventud y belleza.




El monumento consta de un pedestal con dos cuerpos, siendo el inferior octogonal y el superior cilíndrico, siendo todo él muy ornamentado. En el frente se sitúa la estatua femenina de la alegoría de la historia, realizada en piedra, que soporta un libro en cuya portada lleva inscrita la palabra "Historia". Los distintos frentes del pedestal llevan varias inscripciones que representan hechos de la regencia.






En el segundo cuerpo se encuentra una cartela con la siguiente inscripción: "A MARÍA CRISTINA DE BORBON/ ESPAÑA RECONOCIDA".







Sobre ella se encuentra en piedra el escudo real, con dos bajorrelieves con escenas que aluden a su reinado. Rodea el cuerpo cilíndrico un friso de guirnaldas que alterna cabezas de leones con flores y frutas.





El monumento está rodeado por una verja de hierro forjado con planta octogonal, de la que una de las llaves le fue entregada al alcalde de Madrid, por el Presidente de la Comisión Manuel Pavía, marqués de Novaliches.

El monumento se inauguró en 1893 con toda solemnidad, asistiendo el rey Alfonso XIII y su madre la Reina Regente María Cristina de Habsburgo, junto a las autoridades del reino, en el que se rindieron honores militares a la soberana.











7 comentarios:

J. J. Guerra Esetena dijo...

Hola Bélok:
¡Qué buenos tiempos aquellos en los que este tipo de iniciativas debían ser aprobadas por la Real Academia de San Fernando! Al menos se preservaba la integridad artística de los proyectos, no como ahora, que todo queda bajo el yugo político.

Creo que acertaron con el emplazamiento. El hecho de que la plaza esté en cuesta realza aún más la estampa.

Un abrazo, Jesús

Manuel Romo dijo...

Hola Bélok,
Tengo que reconocer que ante tus reportajes fotográficos, para mí, pierde un poco de relevancia la descripción histórica. Las de b/n son preciosas.
¡¡Feliz Navidad!!

Mercedes dijo...

Hola Bélok!
es una estatua preciosa, yo paso mucho por allí, y me encanta, y eso que está en un sitio que no sabes hacia donde mirar, ¡es todo tan bonito!... como tus fotos.

antonioiraizoz dijo...

Hola Bélok, impresionante reportaje. He trabajado en la Calle Moreto (al derecha del monumento) durante 21 años y realmente era un privilegio pasar por alli a diario: La acrópolis madrileña, en opinión de Chueca. Ahora con algo más de tiempo he estrenado un blog al que honrarias con tu visita.
Abrazos y felíz Navidad.

Bélok dijo...

Cierto Jesús, se encuentra en un lugar que realza todo el conjunto. Uno de los lugares más bellos de nuestra ciudad y poco conocido.

Manuel, siempre haces que me sonroje con tus halagos, muchas gracias.

Mercedes, te digo lo mismo. Me siento muy orgulloso cada vez que echais un piropo a mis fotos. Siempre intento hacerlas lo mejor posible para todos vosotros que os mereceis lo mejor.

Antonio, ya veo que ndie conoce el monumento mejor que tú, lo tendrás super estudiado minuciosamente. No dudes que llegaré a tu blog para quedarme, faltaría más.

Maira dijo...

Acabo de descubrir esta página y por supuesto que automáticamiente me apunto a hacerla fija. ¡ESTUPENDA

Bélok dijo...

Hola Maira, encantado de tenerte en mi blog. Gracias por tu comentario y espero que sigas visitándome habitualmente.

Publicar un comentario