viernes, 7 de enero de 2011

El monolito desubicado



En el post de ayer hablamos de un acontecimiento histórico para la ciudad de Madrid, recordando la Fuente para la inauguración del Canal de Isabel II, fuente que se instaló en la calle Ancha de San Bernardo para dicho evento. Hoy hablemos de algo que alguien instaló en otro lugar cercano, para recordarnos dicha inauguración.




Una especie de monolito de piedra que se asienta sobre una base de... granito?, se encuentra en la glorieta de Ruiz Jiménez, donde la calle de San Bernardo empieza a atravesar dicha glorieta. Esta piedra, monumento, monolito o lo que sea, recuerda la inauguración del Canal de Isabel II el 24 de junio de 1858, pero veamos un pequeño detalle.

El lugar exacto donde tuvo lugar la inauguración del Canal, fue más de cien metros calle abajo. No me gustaría pensar en ver una placa de "aquí se levantaba la iglesia del Salvador" en un edificio pegado a la Puerta del Sol, no, porque donde exactamente estuvo la iglesia fue a la altura de la Plaza de la Villa, y por eso la placa que recuerda el templo, se encuentra en la fachada del edificio que está donde estuvo la iglesia. Tampoco me gustaría ver una placa en el número 20 de la calle "X", recordando que el ilustre señor "Y", nació y vivió en él, si resulta que la realidad fue que vivió en el número 52. Entonces porqué tenemos esta piedra recordatoria tan lejos del lugar donde se inauguró el Canal?, tal vez no había sitio en donde debería estar?, tal vez había que poner algo en ese lugar donde está y le tocó a esta piedra?, o quizás el que la instaló, se creyó eso que he leído en tantos sitios, que la fuente con un chorro de 30 metros inaugurando el Canal de Isabel II en la ciudad de Madrid, estuvo en la glorieta de San Bernardo, actual de Ruiz Jiménez?. No señores... estuvo entre las iglesias de las Salesas Nuevas y la de Montserrat, ese es el lugar exacto.




Sea cual sea el motivo, lo cierto es que nadie se para a ver el insigne monumento, donde por no verse, no se ve ni lo que hay escrito, a no ser que te acerques a medio metro. Si ponen un monumento a algo, porqué no lo hacen a conciencia y se dejan de gastar granito en estas cutreces, que luego hará falta para las reformas actuales que acomete el Ayuntamiento y que tanto gustan a nuestro alcalde. Algún día investigaremos de quién es la Cantera de donde se saca tanto granito últimamente.


Vista del texto recordando el día de la inauguración de la Fuente




Ornamentos externos del monolito: Un escudo de Madrid




Y dos emblemas, el de la Comunidad de Madrid y el del Canal de Isabel II




Vista del monolito. De lejos parece un armario callejero de cables de la luz




En esta foto podemos ver la distancia que existe desde el monolito hasta el sitio exacto donde debería de haberse colocado. Podemos ver que separan unos cientos de metros los dos destinos, el verdadero, frente a la iglesia de Montserrat, y el desubicado, más cercano de donde estuvo el "Quemadero" de la Inquisición, del que también hablaremos algún día.





En estas fotos podemos ver la foto del evento y el lugar actual que concuerda exactamente con la primera foto, lugar donde debería de haberse puesto el monumento, piedra o monolito. Echo en falta una fuente de verdad, aunque cierto que poco sitio tendría para su ubicación. Siempre quedaría la acera, que es bastante ancha en ese lugar para que entre perfectamente una fuentecilla, placa o escultura. Menos mal que siempre nos quedará la Fuente original, que después de haber pasado por la Puerta del Sol y la glorieta de Cuatro Caminos, actualmente la podemos ver en la entrada de la Casa de Campo, muy cerca de Puente del Rey y frente a la Casa de los Vargas.


5 comentarios:

el osorio dijo...

Lo peor es que este monolito ni siquiera es mono.

Bali dijo...

Hola Bélok,

Tienes razón cuando dices que un monumento conmemorativo debería estar en el lugar exacto donde se produjo el hecho en cuya memoria se erige. Y, como bien demuestras, este monolito no cumple el requisito. ¿Mi opinión? Creo que, efectivamente, había que colocar algo (no muy caro) en esa especie de isleta para que no quedara tan vacía, y le tocó al monolito (no muy bello). Desconozco si quien decidió su ubicación lo hizo por ignorancia, pero desde luego contribuyó a aumentar el desconocimiento y la confusión de la población respecto a la historia de Madrid, como demuestra esta foto (http://www.panoramio.com/photo/22973460) en la que se relaciona visualmente el monolito con una de las fuentes de la glorieta de Ruiz Jiménez, con el ilustrativo título de "Primera fuente de Madrid".

Anónimo dijo...

¿Alguien sabe cuándo se adosó ese edificio que está como mimetizado a la iglesia, a la derecha y que no aparece en la foto antigua? Será despacho parroquial...

Doña Umé dijo...

¡Qué feoooOOOOOOO!!!!!
Ideal para que lo llenen de pintarrajos, cosa que será en breve.
Al tiempo.

Bélok dijo...

Osorio, llevas toda la razón, ni es mono, ni lito.

Bali, estoy contigo en que muchas veces una información lleva a la confusión, como es el caso que citas. Algo que se podría evitar con un poco de investigación antes de escribir. Aunque bien es cierto, que a veces metemos la pata, yo lo habré hecho muchas veces. La información a veces es distinta según la fuente en que lo miras e incluso a veces, ni siquiera se sabe a ciencia cierta la verdadera descripción de un hecho o construcción. Y claro... como no estuvimos en el lugar exacto en el momento exacto, no podemos asegurar nada y nos limitamos a la información existente.

Anónimo, el edificio adosado, actualmente es una residencia de ancianos y muy buena por cierto.

Doña Umé, te habrás fijado en las fotos que se puede ver que está mojado. No es que lloviera ese día, es que están hechas justo después de haberse limpiado, estuve viendo como lo dejaban inmaculado los del servicio de limpiezas de estas cosas. Un trabajo impecable el que hace esta gente con los monumentos y con las fachadas.

Publicar un comentario en la entrada