lunes, 25 de octubre de 2010

Ruinas de San Isidoro: Románico en Madrid



Las ruinas de la ermita de San Isidoro se encuentran en el parque del Retiro de Madrid, y digo bien de Madrid, para que nadie se quede con la boca abierta, al ver románico puro en nuestra ciudad, porque haberlo... haylo.
Realmente se trata de la iglesia de San Pelayo, que se situaba a extramuros de la ciudad de Ávila, junto al río Adaja, donde se dividía el barrio judío y el moro.
Se trata de una iglesia románica, con una única nave cubierta con armadura de madera y con un ábside semicircular realizado en el siglo XI, aunque no se ha podido precisar la fecha exacta de su construcción. La construcción es de mampostería ordinaria mixta de piedra arenisca roja de Ávila.





En el año 1062, San Pelayo de Ávila, pasó a llamarse también, de San Isidoro, debido a que el cuerpo de este santo, descansó en ella cuando era trasladado desde Sevilla a León. Tras la desamortización de Mendizabal y ya en estado ruinoso, fueron adquiridas por don Emilio Rotondo de Nicolau, que las vendió al Estado español en 1884 (por un módico precio de 18.000 pesetas), y las trasladó, además, por su cuenta a los jardines del actual Museo Arqueológico hasta que, el 20 de Enero de 1896, las ruinas fueron cedidas al Ayuntamiento de Madrid, y el 9 de marzo de este mismo año, se emplazan en los jardines del Buen Retiro, después de desestimarse la ubicación en la Ciudad Universitaria. En 1999 se procedió a la restauración y consolidación de las ruinas, que forman parte del Patrimonio Histórico Artístico de Madrid.










Se componen de un paredón recto de mampostería de ladrillo visto con un arco de medio punto y otro circular con dos capiteles tallados. Uno de los paredones, conserva la puerta de la ermita, con tres arquivoltas planas de medio punto sobre columnas y jambas, mientras que el ábside, conserva dos ventanales con un vano arquivoltado cada una, y dos columnas entre las dos ventanas con capiteles adornados con motivos escultóricos adosados en la parte trasera del muro absidal.














Curiosa vista que entre los muros románicos y cipreses, emerja la Torre de Valencia



Hemos de comentar que su ubicación no es correcta, ya que los templos románicos tienen la cabecera hacia el este, mientras que esta la tiene hacia el sur.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de la cubierta con armadura de madera sería hace mucho tiempo, porque ahora la ermita carece de cubierta. Casi no hay ermita.
Por cierto, hace algún tiempo oí en televisión que Ruiz Gallardón había prometido la vuelta de estas ruinas a Ávila, pues en Madrid se están deshaciendo; ¿es cierto eso?

danimetrero dijo...

Nunca la habia visto ni oido hablar de ella. Desde luego que el retiro es una caja de sorpresas

Bélok dijo...

Sé que allá por el 2004, Ávila quería reclamar que las ruinas volvieran a su ciudad y que la decisión la tenía Gallardón, porque aquí se estaba comiendo las ruinas el descontrolado follaje de plantas y grafiteros. Pero las piedras fueron tratadas contra micoorganismos y excrementos de aves y no sé como estará el tema en estos últimos años.

nicol dijo...

Hola.
Disculpa que te escriba como un comentario...
Queria ofrecerte la posibilidad de intercambiar enlaces con tu blog
Si te interesa puedes puedes poner un enlace en COCHES DE OCASION Esta abajo de todo PON TU ENLACE que está abajo del todo)
Muchas Gracias por tu tiempo...
Un saludo.

ROMO XIII dijo...

Lo siento por los abulenses pero voto por no mover las ruinas, ni estamos para esos gastos, ni el Retiro sería el mismo. Y además la piedra sufriría aún más con la manipulación para el transporte.
Buen post Bélok, como siempre.
Salud.

Anónimo dijo...

Solo falta que se lleven tambien estas ruinas y nos sigan robando monumentos, ya se han llevedo el Museo del Ejército, el del Teatro, el Policial y hace muy poco el de Reproducciones Artísticas a Valladolid, pobre Madrid, por lo visto hay que castigarle porque fue la capital del fascismo.Un saludo y felicidades por tu meritoria labor de divulgación.

Publicar un comentario