lunes, 8 de marzo de 2010

Cine Avenida: del celuloide a la ropa de moda



El antiguo cine Avenida, mítica Sala cinematográfica de la Gran Vía madrileña, es desde hace poco tiempo, un centro de moda de una conocida marca. Yo no voy a entrar en ese tema, ya que muchos medios de comunicación hablaron sobre eso en su momento. Me dedicaré a poner unas fotos de lo que hoy se ha convertido parte del edificio que albergaba el cine y en los bajos una conocida discoteca. Por respetar la privacidad de la tienda, he obviado poner fotos del interior, en donde se vean maniquies, ropa, dependientes, etc. Me limito a poner fotos de lo que se ha conservado, en parte restaurado y mutilado, de algunas zonas del hall de entrada a lo que fue la gran sala, que como tantos cines de la Gran Vía de Madrid, perecieron en el intento. Descanse en paz.



















































3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esos interiores, lujosamente decadentes, son una preciosidad y la fachada, tambien.
Sobre el destino de edificios singulares y miticos, que han devenido en tiendas y otros menesteres, cierto que se podria hablar mucho, pero es de agradecer que se conserven en su estado lo mas original posible, en mi ciudad tambien un cine se reconvirtió en tienda de ropa de una determinada marca y conserva toda la boveda, el escenario, el anfiteatro, la platea, que es la tienda.....me gusta entrar a ese espacio y sentarme un ratito a contemplar lo que en su dia fue un cine donde pase muy buenos ratos, y agradezco a la marca de la tienda, que "me" lo conserve, para seguir mirandolo.
Un abrazo.

mcarmen dijo...

Me produce tristeza pensar en que el edificio ya no tiene el uso para el que fué tan magnificamente diseñado, aunque estoy con el comentario anterior, en que si, desgraciadamente, las salas clásicas han perdido la batalla frente al multicine de periferia, mejor que podamos seguir "contanto" con ellas, en lugar de ver cómo son sustituidas por edificios de oficinas o viviendas.
Saludos,

Anónimo dijo...

Me produce nostalgia per peor sería verlo cerrado y abandonado.
Lo han dejado muy bonito, añadiendo más lujo al lujo que ya tenía.
Genial

Publicar un comentario en la entrada